| 8/6/2004 12:00:00 AM

Japanese top secret

Los japoneses, que lograron competir con los estadounidenses al aplicar ingeniería en reversa en los años 70 y 80, se han vuelto cada vez más insistentes en el cuidado de sus secretos. La empresa japonesa Sharp, por ejemplo, voluntariamente ha creado brechas humanas en sus líneas mecánicas de producción, para que funcionarios de alta confianza realicen procedimientos manualmente, aunque una máquina puede realizarlos a menor costo. La obsesión ha aumentado a medida que la producción migra a países como Corea del Sur, Taiwán y China. La empresa Kyocera, que fabrica componentes para aparatos digitales, da instrucciones a sus trabajadores en plantas extranjeras sobre cómo mezclar los materiales enviados desde Japón, pero no les da la menor pista de sus ingredientes; además, si un equipo presenta fallas, ingenieros japoneses lo desarman y reparan en secreto para que ningún obrero local pueda descifrar sus procesos. Al parecer, este recelo con el que los japoneses cuidan lo que ellos llaman su "caja negra", va a continuar propiciándoles dolor de cabeza.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?