| 4/1/2005 12:00:00 AM

Inflación<br>Bendito capital

Bajar la inflación fue costoso para la mayoría de los países de América Latina en los 70 y los 80. Un estudio de Marc Hofstetter, de la Universidad de Los Andes, muestra que buena parte de esas economías -incluida Colombia- pagó con una baja cercana a un punto porcentual del PIB, la reducción de cada punto de este indicador. En los 90, en cambio, la baja de la inflación estuvo acompañada por aumentos en el PIB. La razón para que la desinflación no haya costado, afirma el investigador, es la entrada de capitales extranjeros a la región, que ayudan a mantener el crecimiento del PIB. En menor medida, el fenómeno obedece a las reformas estructurales y a la historia reciente de la inflación. La conclusión de política es clara: bajar la inflación tiene un costo en producción cuando el proceso no está acompañado de reformas y de entrada de capitales. Si se lleva el argumento un paso adelante, se podría pensar que si la salida de capitales de los países emergentes hacia el primer mundo continúa, aumentará el costo de controlar la inflación este año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?