| 4/15/2005 12:00:00 AM

Finanzas mundiales<BR>Los riesgos de la bonanza

En los últimos años, los países emergentes han visto un aumento inusitado en los flujos de capital. Estos mejoraron sus balances en cuenta corriente en casi dos puntos del PIB y consecuentemente inflaron sus reservas internacionales. Según el Global Development Finance Report, del Banco Mundial, en 2004 las reservas internacionales de estos países alcanzaron la cifra histórica de US$1,6 billones. Esta acumulación les ha permitido reestructurar la composición de su deuda externa, mejorar su perfil crediticio y blindarse contra choques financieros externos, pero, dice el organismo, también acarrea riesgos.

Primero, la mayoría de esas reservas está invertida en monedas duras como el dólar, por ende, los movimientos bruscos en las tasas de cambio y las tasas de interés en el mercado mundial pueden afectar negativamente el rendimiento de esas inversiones. Segundo, para mantener una tasa de cambio competitiva, varios países emergentes compran agresivamente deuda denominada en dólares y la sustituyen por deuda interna. Esto tiene un costo fiscal (el pago de intereses) y presiona al alza las tasas de interés domésticas. Por último, el endeudamiento en moneda local incrementa el riesgo de que los gobiernos aumenten también su gasto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?