| 3/20/2013 12:00:00 AM

Entretenimiento. Una estrella costosa

Pese a su juventud y corta carrera, la cantante británica Adele ha demostrado ser una verdadera fiera para los negocios. Adele pidió hace unos días U$3,7 millones por cantar durante 25 minutos en la boda de la hija de Vivian Imerman, uno de los hombres más ricos de Suráfrica. Aunque el magnate tiene suficiente dinero para pagarle –en la boda de su hija mayor contrató a Amy Winehouse– decidió abstenerse porque consideró excesiva la tarifa. No obstante, la pérdida de este contrato no le genera preocupaciones: según la agencia Europapress, la cantante británica firmará un contrato por US$15 millones con una reconocida empresa de cosméticos.  
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?