| 5/29/2013 6:00:00 PM

El Maracanazo

El magnate brasileño Eike Batista volvió a salirse con la suya. Tras perder casi un tercio de su fortuna, ahora busca reponerse con nuevos negocios, esta vez con el Estado brasileño: acaba de obtener un jugoso contrato para operar el mítico estadio Maracaná, de Río de Janeiro, por 35 años. Eike, a través de su compañía de entretenimiento IMX, se juntó con la constructora Odebrech y la de deportes AEG para crear un conglomerado que obtuvo la licitación para renovar el estadio, uno de los principales escenarios que tendrá el Mundial de Fútbol 2014. La alegría del triunfo en la licitación fue empañada por una orden judicial que suspendió la concesión, pero que una semana después fue corregida con otra orden judicial. Ahora, el Maracaná se prepara para el pitazo inicial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?