| 11/9/2011 6:00:00 PM

Deporte. Fanático do futebol

La minería y las competencias de yates no son las únicas obsesiones del octavo hombre más rico del mundo, el brasilero Eike Batista. Ahora se ha conocido su pasión por los negocios alrededor del fútbol. De hecho, acaba de anunciar que está interesado en comprar el mítico estadio de fútbol Maracaná, de Río de Janeiro, que albergará las finales del Mundial de Fútbol de Brasil en 2014. La propuesta va tan en serio que ya creó IMX, empresa que se enfocará en este sector. El interés de Batista se conoció luego de que el gobernador de Río, Sergio Cabral, anunciara que ahora sí va en serio la privatización de estadios, que ya se había propuesto en 2008 pero que, al parecer, se concretará en 2014, luego del Mundial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?