| 11/10/2006 12:00:00 AM

Al fin no

Evo Morales, presidente de Bolivia, llevaba días anunciando que el Estado asumiría el control del sector minero. Sin embargo, cuando se esperaba su anuncio, estableció que la nacionalización quedaba pospuesta hasta 2007, debido a que no contaba con los recursos para hacerlo. Este revés en su política se presentó días después de los acuerdos establecidos con grandes inversionistas internacionales del sector del gas, como Petrobras, Repsol y Total, que implicaron un incremento en los impuestos y la adjudicación de los derechos de comercialización del gas al Estado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?