| 9/3/2004 12:00:00 AM

2005, un año difícil

Muchos analistas han llamado la atención sobre las dificultades para financiar el presupuesto del próximo año que el gobierno presentó por $93 billones, 15,4% más que este año (un presupuesto nada austero).

$1,5 billones de gastos complementarios están supeditados a la aprobación de la reforma tributaria. Además, se requiere el cumplimiento de las metas de superávit del sector descentralizado y se esperan privatizaciones por $2,8 billones, lo cual es bastante incierto. Para que esto suceda se requiere el apoyo del Congreso y mantener la confianza de los inversionistas privados.

Cualquier falla en los supuestos anteriores, según Suvalor, implicaría que el gobierno utilizara sus contingencias (reservas internacionales, crédito stand-by con el FMI, mayor desacumulación de los fondos que maneja la Tesorería, como el FAEP, o en regulaciones extraordinarias que obliguen una mayor inversión en títulos de deuda pública a agentes vigilados). Esto, a su vez, podría llevar a un aumento de las tasas de interés y una devaluación moderada pues todas lo obligarían a traer dólares. Y recuerdan cómo el próximo año las amortizaciones en moneda extranjera serán 52% superiores a las de este año. En deuda interna serán 25% superiores. 2006 será menos difícil pues las amortizaciones se normalizarán y no serán tan pesadas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?