| 7/18/2008 12:00:00 AM

A toda?velocidad

? La competencia, la exigencia <br><br> del usuario y la tecnología disponible están impulsando el acceso a internet de banda ancha en los hogares del país.

Hoy, el acceso de alta velocidad en los hogares del país que tienen internet no es un lujo, es una norma. Y está sucediendo por efecto de la competencia, porque las empresas que ofrecen el servicio se han visto casi que obligadas a incrementar en muy corto tiempo la capacidad de conexión para sus consumidores masivos.

Es un hecho, mientras en 2007 obtener velocidades de acceso a internet de 512 kilobytes por segundo (kbps), y menos, era lo habitual para un usuario promedio de hogar, hoy esta puede considerarse como lenta frente a las actuales opciones mínimas que entregan el doble de capacidad, es decir 1 megabyte por segundo (mbps).

Sin embargo, hoy por hoy la velocidad sigue evolucionando. El gran salto en ese desarrollo lo hizo, para sorpresa de sus competidores, Telefónica-Telecom, al anunciar hace unos pocos días la disponibilidad de su denominada oferta de ultravelocidad, con conexiones entre los 4 mbps y los 16 mbps.

Estos rangos ubican a Colombia como uno de los países de la región donde se ofrecen mayores capacidades de conexión, solo superado por Brasil, Chile y México, que cuentan con infraestructuras más desarrolladas y con niveles de penetración de banda ancha que superan los dos dígitos. Así lo explicó Eduardo Gandarilla, vicepresidente ejecutivo de Columbus Networks, firma que opera uno de los cables submarinos que proveen la conectividad al país, en diálogo con este medio desde Miami.

Para expertos en telecomunicaciones consultados por esta revista, la gran capacidad de acceso presentada al público por los españoles de Telefónica fue un interesante golpe en términos de opinión, mercadeo corporativo e imagen, aunque en la práctica esté todavía restringida a un muy reducido nicho de población, específicamente un sector residencial exclusivo de Bogotá.

Sin embargo, Julián Medina, presidente de Telefónica-Telecom, asegura que Colombia está lista para tener esta clase de alternativas. "Hemos detectado unas oportunidades para seguir creciendo: la evolución normal de penetración de internet nos indica que hay cambios importantes en el comportamiento de las familias, que están dispuestas a exigir productos que les permitan tener disponibilidad inmediata de aplicaciones multimedia, de video y de TV por internet que requieren grandes anchos de banda", explica Medina.

Pero para Mauricio Correa, gerente de mercadeo de Telmex Hogares, la evolución de las capacidades de conexión por la que atraviesa Colombia debe estar más enfocada hacia productos diseñados con base en las reales necesidades y expectativas del usuario actual y que permitan masificar el acceso a internet. Para Correa es evidente que hoy las velocidades que se ofrecen al grueso de los abonados son muy buenas y que tenderán a incrementarse paulatinamente en concordancia con la ola normal que marca la tendencia, con unos precios razonables. "No se puede desconocer que el ancho de banda tiene un valor", afirma Correa.

Definitivamente, el camino está delineado, las posibilidades tecnológicas se encuentran disponibles y el mercado lo está asimilando. Los números indican que el país va por ese camino. Inclusive, hoy los planes que ofrecen los cuatro mayores proveedores de internet a hogares (ETB, Telmex, Telefónica-Telecom, EPM Bogotá) contemplan en sus portafolios disponibilidad de capacidad de accesos entre uno y dos megas.

De acuerdo con la explicación de Christian Lizcano, director de la Comisión de Regulación de las Telecomunicaciones (CRT), de los 1,6 millones de suscriptores de internet que existen en Colombia, 1,4 tiene conexión dedicada (es decir, no utiliza la línea telefónica para conectarse). De estos últimos, 789.000 tienen banda ancha, según los términos regulatorios que establecieron el piso mínimo de 512 kilobytes por segundo (kbps).

Para el funcionario, es evidente que la regulación ha sido fundamental para promover esa competencia entre los diferentes operadores, hecho que se traduce -a su juicio- en un beneficio evidente al usuario, no solo en las mayores capacidades sino en la calidad y el costo del servicio. "Creó un efecto positivo en el mercado porque el usuario empezó a exigir eficiencia", señala Lizcano.

Lo evidente es, según lo prevén quienes operan los cables submarinos que proveen la conectividad al país, que la necesidad de ancho de banda va a seguir creciendo a muy buen ritmo en el corto y mediano plazo. "Los cables de fibra óptica están en capacidad de soportar y respaldar los cada vez más exigentes requerimientos de conectividad", asegura Eduardo Gandarilla, de Columbus Networks.



Internet inalámbrico, en la vía.

Por los lados del internet inalámbrico, los movimientos también son fuertes para ofrecer mejores velocidades de acceso a través de los dispositivos móviles, no solo por efecto de la competencia sino también por el número creciente de usuarios que han accedido a través de redes inalámbricas.

De acuerdo con datos de la CRT, durante el primer trimestre del año 3,4 millones de abonados accedieron a internet a través de redes celulares, PCS y trunking, que registraron un tráfico equivalente a 5.191 gigabites (GB).

Para Rafael Edwin Jiménez, gerente nacional de datos de Movistar, la tendencia y el ambiente cada vez más convergente de las telecomunicaciones indican que en términos de conectividad la solución móvil tendrá mayor dinamismo que la fija.

Los operadores de telefonía móvil se están moviendo en ese sentido con oferta de internet inalámbrico de banda ancha. Movistar, por ejemplo, proyecta para este semestre poner en funcionamiento su red 3G con cobertura en las principales ciudades del país (Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga y Cúcuta), que permitirá velocidades de acceso de hasta 1,2 Mbps.

De esta forma, se intensificará la competencia con Comcel, que tiene su red 3G desde enero, y Tigo, que también se encuentra en ese proceso de implementación. Los usuarios serán los encargados de ponerle el ritmo a los proveedores de internet, y de determinar el ancho de banda y el tipo de servicio (fijo o móvil) que están dispuestos a pagar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?