| 7/27/2010 10:00:00 AM

Una nueva impresión

Los fabricantes de impresoras están incorporando novedosas tecnologías para diferenciarse en un mercado cada vez más competido. Tinta sólida, aplicaciones para automatizar procesos o el uso de internet como controlador son algunas de las herramientas de sus nuevos equipos.

Después de la compra de equipos como servidores y computadores, la impresión de documentos es el costo más alto que afrontan los departamentos de sistemas de las organizaciones. Según Carlos Gaviria, gerente de mercadeo del grupo de impresión e imagen de Hewlett-Packard (HP), las empresas invierten en promedio 20% de su presupuesto anual de TI en papel, consumibles y equipos de impresión adecuados.

"Los gastos de impresión dependen de la naturaleza del negocio. Aunque digitalizar la información es una tendencia que sigue creciendo, aún encontramos empresas que utilizan documentos en papel para muchos de sus procesos internos, en los cuales la impresión fácilmente pesa el 40% de los costos totales de tecnología", comenta Gaviria.

Este hecho ha impulsado a los principales fabricantes de sistemas de impresión a buscar nuevas tecnologías que les permitan diferenciarse de sus competidores, al mismo tiempo que ayudan a los usuarios a reducir costos y mejorar sus procesos internos. "Los clientes dan por hecho que los equipos corporativos ya cuentan con sistemas para digitalizar contenidos, imprimir documentos por las dos caras o producir copias de forma rápida, por eso integramos tecnologías que sean disruptivas y difíciles de imitar", dice Andrés Losada, gerente de office value en Xerox Latinoamérica.

Las empresas han desarrollado nuevas herramientas y sistemas que reducen el costo de propiedad y de los suministros, son más amables con el medio ambiente y ofrecen una mayor calidad de impresión con menos recursos. Estas van desde la forma como se fija la tinta en el papel hasta el método en que la información llega a la impresora.

Por ejemplo, hace un par de semanas, Xerox presentó en Colombia una línea de impresoras que cambian los cartuchos tradicionales por barras de tinta sólida, elaboradas con una resina similar a la que utilizan las crayolas. "La impresora derrite la tinta y luego la plasma sobre el papel, con una calidad igual o superior a la que ofrecen los equipos láser. Cada barra permite imprimir más de 10.000 páginas, sin desperdicio y a una quinta parte del costo de equipos similares con otras tecnologías", dice Losada.

De acuerdo con Xerox Colombia, la tinta sólida solo genera el 10% de los desperdicios de una impresora láser, pues la barra se consume completamente, no tiene carcazas plásticas y el empaque es en cartón. "Estos equipos se enfocan en reducir el impacto ambiental y contribuir con el medio ambiente", comenta el ejecutivo.

Los competidores no se han quedado quietos y han trabajado en el desarrollo de tecnologías de inyección y láser para hacerlas más eficientes en costos y reducir el consumo de tinta. "Hemos mejorado el proceso de inyección en dos sentidos. En los cabezales hemos reducido el diámetro de los orificios (boquillas) y aumentado su número, con lo cual se requieren menos gotas de tinta y se optimiza el consumo. Por otra parte, integramos tintas que se fijan más rápidamente en el papel, no se corren y cubren más área con menos cantidad", dice Gaviria, de HP.

Cuestión de redes

Las nuevas impresoras también aprovechan las posibilidades que ofrecen las conexiones a redes empresariales e internet, para cumplir nuevas tareas, facilitar la operación y automatizar muchos de los procesos.

"Las impresoras han dejado de ser simples componentes y se han convertido en equipos de cómputo que procesan documentos e información de forma independiente. Incluso, al estar conectadas a servicios centralizados -como SharePoint-, los usuarios pueden acceder a bases de datos o abrir documentos e imprimirlos a través de sus pantallas táctiles y sin necesidad de utilizar el computador", dice Carlos Andrés Velásquez, gerente general de Lexmark Colombia.

Según el ejecutivo, los equipos ahora pueden descargar aplicaciones para generar procesos específicos de impresión que se ajusten a las necesidades de cada cliente. "La gente puede navegar a través de la pantalla táctil de las impresoras, de forma similar a como lo hace en teléfonos inteligentes, y descargar programas que cumplen tareas específicas. En la actualidad, contamos con más de 20 aplicaciones", comenta Velásquez.

Así, si la empresa realiza negocios a través de sitios web de comercio electrónico, el equipo puede tomar los datos de las transacciones e imprimir las facturas, guías y las direcciones de envío de forma automática, a cualquier hora y sin intervención de los empleados.

El vínculo de las impresoras con internet también ha eliminado la necesidad de instalar controladores en los computadores para utilizarlas. De hecho, HP lanzó una nueva línea profesional en que cada impresora tiene su propia dirección electrónica: "El usuario simplemente envía un mensaje al correo de la impresora, desde cualquier parte del mundo y con cualquier dispositivo, para que esta lo imprima. Si el mensaje incluye archivos anexos, como imágenes, PDFs o documentos, el equipo los abre e imprime", comenta Carlos Gaviria, de HP.

Algo similar ofrece Canon, con impresoras que se conectan directamente a redes Wi-Fi para ser utilizadas por los equipos que hacen parte de la red inalámbrica. Estos equipos corrigen la composición de las imágenes y de los documentos antes de su impresión.

Los fabricantes de equipos de impresión corporativa y profesional son concientes de que el precio de cada página impresa suele ser el principal indicador que observan sus clientes principales. Sin embargo, también están convencidos de que, en un mercado tan competido, solo sobrevivirán aquellos que permitan a las organizaciones ser más flexibles y mejorar sus procesos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?