| 3/28/2008 12:00:00 AM

Sin licencia por favor

El modelo de licenciamiento de software viene cambiando y nuevos esquemas se posicionarán este año.

IDC proyecta que el gasto de tecnologías de información (IT) de América Latina alcanzará US$48.600 millones en 2008, mostrando un crecimiento del 12,6% en relación a 2007, uno de los índices de crecimiento más rápidos en el mundo.

Según la consultora, después de algunos años de recuperación y crecimiento acelerado, los mercados tecnológicos en la región mostrarán signos de madurez, y destaca varias tendencias de mercado que se verán reflejadas en la oferta de las empresas del sector y en su relación con los usuarios, ya sea de consumo o corporativos.

Para las Pymes de la región son de destacar la conquista de terreno del modelo SaaS (Software-as-a-Service), pero ante todo la gran consolidación del concepto de software de código abierto (open source).

Sobre el primer modelo, según Paul Caputo, director de desarrollo de negocios de la compañía brasilera Bonagura, que planea ingresar al país, "tendencias como la personalización del consumo, donde el usuario final en cada área de negocio decide por el uso de determinadas aplicaciones cada vez más repartidas, facilita la adopción de servicios muy precisos y a la medida operativa para empresas de diferentes tamaños". Esta tendencia es la que impulsa que sean cada vez más las compañías que buscan el software ya no como una herramienta pasiva sino proactiva frente a las coyunturas operativas del negocio, y a eso viene respondiendo el modelo SaaS.

Pero aunque los augurios son positivos, y el cambio ya está cantado, la velocidad de adopción de software como un servicio, tanto según IDC como Gartnert, no mostrará gran aceleración por lo menos en los dos próximos años, y sitúan su gran momento en 2011 a pesar de que en 2007, grandes fabricantes de aplicaciones (SAP, Microsoft, Oracle) anunciaron sus primeras incursiones en SaaS.

No obstante, dicen las consultoras, estas grandes empresas no han implementado una masa llamativa de su oferta en América Latina y aún no se han firmado grandes contratos de SaaS. Los analistas identifican entre las causas de este crecimiento lento las preocupaciones del mercado sobre la información confidencial y la dificultad de adaptación.

De hecho, se habla de una transición tranquila del modelo tradicional de licenciamiento al de SaaS y On Deman, aunque es claro que el panorama puede cambiar si las ofertas de código abierto avanzan y el sofware libre gana también terreno, además de que las alternativas de licenciamiento no privativo (como se conoce a las versiones de software que se pueden conseguir gratis pero no se pueden modificar o distribuir sin autorización del desarrollador) empiezan a ser más conocidas y respetadas como una buena fuente de aplicaciones seguras.

Sobre este aspecto, la consultora IDC advierte que los fabricantes tradicionales deben prestar atención a las nuevas soluciones y también al cada vez más rápido mercado emergente de la aplicación y los servicios de soporte.

Buenos tiempos

El licenciamiento ha vivido buenos tiempos y el modelo basado en desarrollar un programa informático para que, terminado, sea distribuido de forma creciente haciendo que los gastos de producir nuevas copias sean mínimos, se ha sostenido y mostrado exitoso hasta hoy .

Y por mucho tiempo se ha sostenido en su pedestal porque la compra y venta de licencias de software se ha realizado bajo los esquemas estructurados por las grandes desarrolladoras. Si bien los clientes han tenido la posibilidad de elegir entre distintas casas de software y las licencias de uso pueden ser distintas, su contenido esencial es el mismo y además de estandarizado es cerrado a los ojos del cliente, sin mucho interés de los productores en discutir las condiciones de las licencias y los límites de propiedad que estas permiten.

Pero como los analistas lo advierten, estos buenos y lucrativos tiempos se están viendo amenazados desde varios frentes: el código abierto, SaaS y la tercerización (outsourcing) son tres tendencias que motivarán una caída en los precios de las licencias y les quitarán su protagonismo.

Entonces es el tiempo de innovar para que no se acaben muy pronto y para que en la última recta se puedan captar segmentos que no han sido tocados, o por lo menos no con intensidad y seriedad por las grandes desarrolladoras.

En este sentido viene trabajando Oracle, que está de gira regional ofreciendo su nuevo portafolio que abarca soluciones Oracle, PeopleSoft, JD Edwards y Siebel, entre otras, y que bajo el esquema de applications unlimited, promete la opción de realizar actualizaciones gratuitas a nuevas tecnologías cuando una oportunidad de negocios lo requiere. Además, ofrecen la posibilidad de que las empresas decidan por sí mismas cuándo es el mejor momento para escalar sus sistemas a la siguiente versión, sin necesidad de re-licenciar sus aplicaciones.

"Queremos que nuestros clientes se sientan tranquilos, sabiendo que les aseguramos que sus negocios operen consistentemente sin el dolor de cabeza de re-licenciar software cuando se haya desarrollado una nueva versión del producto", explica Javier Cordero, vicepresidente de aplicaciones de Oracle para América Latina.

Con el mismo ímpetu y creatividad, los jugadores medianos y canales vienen creando sus estrategias, pero ante todo, han entendido que las Pymes son la respuesta al cambio de los tiempos y por su propio tamaño pueden responder con rapidez y flexibilidad a los requerimientos siempre dinámicos de las empresas pequeñas en crecimiento.

Para Jean Paul Bing-Zaremba, gerente general de ADV (Alianza y Dirección en Valores) firma que llegó recientemente al país, "todos los modelos de contratación para adquirir tecnología tienen ventajas (licenciamiento directo, arrendamiento de licencias, entre otros), siempre y cuando estos se adapten a las necesidades o situación de cada tipo de empresa, y esa es nuestra ventaja al concentrarnos en las Pymes y sus características".

Esta estrategia de flexibilidad y respuesta a la medida hacia ciertos clientes tiene mucho sentido a la luz de estudios como el adelantado por Forrester tras hablar con 215 responsables de la gestión del negocio y profesionales de TI de 25 clientes de grandes compañías de software de gestión empresarial. En el informe se extrae que el 25% de "las empresas cliente más pequeñas declara que los grandes vendedores de software son demasiado rígidos ya que no se acomodan a sus necesidades y no hacen el esfuerzo de entender su negocio".

Forrester prevé que el creciente interés por SaaS forzará a los proveedores de licencias tradicionales a cambiar al modelo de pago por uso, que típicamente viene con un paquete integrado de licencia, mantenimiento y actualización, proporcionando a los clientes una sensación de licenciamiento más dinámica y sencilla.

Abriendo caminos

Sobre otra tendencia que viene transformando el mundo del licenciamiento, la del código abierto, la consultora IDC considera que su adopción en las múltiples variantes que existen hoy en el mercado es inevitable. La especialización aumentará durante 2008. "El factor precio juega un papel importante para los clientes que adoptan una tecnología de código abierto y también para las compañías de integradores de sistemas y desarrollo de aplicaciones personalizadas para obtener más beneficios de un acuerdo", dice el informe sobre el gran crecimiento que se espera de este modelo de aplicaciones.

Al respecto, y aunque bien el código abierto se presenta como la alternativa principal, Gartner descarta que pueda desplazar a las grandes soluciones propietarias de las compañías de software en el mediano o largo plazo, pero estima que creará una saludable presión en los precios. La consultora destaca en especial las áreas de sistemas operativos, herramientas de desarrollo en tecnologías de bases de datos como sectores en que el código abierto se convertirá en una alternativa real y atractiva, y con ello un factor que facilitará la reducción de los precios.

Cabe recordar que los términos software libre como código abierto no se refieren en exclusiva a aplicaciones gratuitas que se consiguen vía Internet, sino que han engrosado el portafolio de los grandes fabricantes de soluciones empresariales desde SAP hasta IBM.

Si bien el licenciamiento persiste y ya existen ofertas de licenciamiento a perpetuidad, es decir, que una empresa puede contar con el uso de una plataforma y sus actualizaciones para toda la vida con un pago único anual por debajo del costo de soluciones cerradas, lo que se encumbra como clave para las plataformas abiertas es la calidad del servicio que el proveedor ofrece día a día, hora a hora. La conclusión es que el cliente consigue más poder y capacidad de pedir al momento de comprar: sin licencia por favor.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?