| 3/30/2007 12:00:00 AM

Nuevas vías, nuevos negocios

Las redes de telefonía móvil se convierten en el camino a tomar para las empresas locales que desarrollan tecnología con nuevos viejos servicios. Entre tanto, las operadoras equilibran sus arcas.

En menos de un año, las redes de telefonía celular en todo el mundo estarán listas para dar su siguiente paso de mercado en la búsqueda de la convergencia total con otras redes de internet y telefonía fija.
 
Uno de los ejemplos de esta cercana realidad, lo representa el hecho de que hace algunas semanas, en el Congreso 3GSM llevado a cabo en Barcelona, la compañía Telefónica presentó, entre otros proyectos, el del ensanchamiento de la conectividad móvil, con el fin de dotar la infraestructura, de mayor ancho de banda; tanto en el enlace de subida (upload) como en el de bajada (download), para que el operador pueda responder adecuadamente al crecimiento de la demanda de conectividad de alta velocidad, avivada por el consumo de contenidos multimedia cada vez más sofisticados.

Esta maravilla, High Speed Packet Access (Hspa) -para ir familiarizándonos con la futura red de alta velocidad-, les permitirá a los operadores móviles multiplicar su velocidad de transferencia de datos hasta los 7,2 Mbps en el enlace de bajada y 1,4 Mbps en la subida; dándoles las condiciones para competir con las soluciones de banda ancha fija como el Adsl y el cable. Y de esta forma asegura la posibilidad de la convergencia total.

Como premio por la moñona, los operadores de telefonía móvil que implementen esta tecnología para mover en sus redes más y más datos, tendrán la posibilidad de mejorar los márgenes de su negocio que no van bien con la caída mundial del promedio del ingreso por usuario (Arpu) en voz.
 
Este deterioro se discutió en la conferencia anual GSM Americas, de septiembre pasado en Acapulco, México, donde se dejaron ver diferentes enfoques para enfrentar la caída del indicador. Resulta que el Arpu, que en 1997 superaba los US$55, en 1999 ya había bajado a casi US$30 y en 2002 descendió por debajo de los US$20.
 
A partir de allí, se estabilizó relativamente en una curva suave de reducción, hasta llegar a los US$ 15 actuales. Según datos de WirelessIntelligence.com, para el segundo trimestre de 2006, Venezuela tiene el Arpu más alto de la región, con casi US$15, luego México con US$ 14, Argentina y Chile están en torno a los US$ 12 y Brasil alcanza los US$9, promedio por usuario; mientras que Colombia muestra uno de los más bajos, por debajo de US$6.

Abrir caminos
Para algunos jugadores, el aumento del Arpu pasa por forzar una reducción de las tarifas que sea realmente percibida por los usuarios, de manera que éstos se decidan a hablar más y esto se refleje en los ingresos. Pero para otros jugadores de la región, y es el mismo pensamiento de los europeos y los asiáticos, la luz al final del tunel llegará del mercado de datos, no solo de mensajes de texto o descargas de contenido, sino soportando servicios que han sido tradicionalmente enrutados por redes fijas o satelitales, primero en el sector corporativo y luego en los hogares.

Según los números que presentó la GSM Latin America, para el tercer trimestre de 2006, la proporción de Arpu de datos sobre el de voz, fue mucho menor en Latinoamérica que en Asia y Europa.
 
Hay mucho espacio para crecer en ese sentido. Corea tiene un 21% del Arpu en datos y Japón llega a un 29%. En Europa, Gran Bretaña llega al 23% y España al 21%. En Latinoamérica, Argentina y Colombia sólo llegan al 11%, Chile al 10% y Brasil no pasa del 8%. En conjunto, los ingresos de datos sólo llegan al 7% del total en la región.

Hacer negocios
Para ser justos con el tiempo, esta vez mirando un tanto atrás, en Colombia algunos empresarios visionarios ya decidieron que aquello del negocio de los datos era promisorio, y se pusieron en la tarea de colonizar la desierta oferta de servicios de comunicación inalámbrica para operaciones corporativas.
 
Como en todo, no fue fácil convencer de la profecía a los mismos obispos: los operadores, y luego los empresarios. Pero hoy, ya ven los frutos y aquí tenemos a los integradores pioneros en Latinoamérica. Uno del grupo es Gloria Niño, que luego de 10 años de lucha, llegó a la década con Bismark, su empresa: "Tuvimos que ir hasta la China para modificar routers y hacerlos compatibles con la tecnología local, de ahí en adelante, fue una labor de evangelización entre la banca, en un principio", dice Niño.

Bismark es una empresa que hoy, con 22 personas en equipo, vende más de $7.000 millones anuales y soporta la red más grande de cajeros móviles en un país latinoamericano (más de 800), además de ser la compañía que ha impulsado la masificación de los datáfonos inalámbricos. Son suyos los logros, pero en ellos se resume el potencial del negocio para las operadoras y los desarrolladores nacionales.

En este momento, empresas como Lojack y GPS se dedican al monitoreo de flotas de vehículos a través de la red móvil, Inalambria, al soporte de estrategias de CRM para grandes compañías sobre aplicaciones para SMS, Wires & Mobile (WM) a conectar fuerzas de ventas para grandes y medianas compañías, además de conectar sucursales y cajeros de las entidades bancarias en el territorio nacional, nicho que también ha sido el principio e impulso de Bismark.

"Con el tiempo, hemos entendido la importancia de las soluciones inalámbricas y su utilidad para toda la cadena de valor en cualquier empresa que requiera de comunicaciones permanentes y seguras", dice Gloria Niño.
 
"Del sector financiero, donde empezamos a trabajar, hemos aprendido la disciplina y el cumplimiento, lo que hemos llevado a otros sectores como el de la seguridad, la telemetría, las fuerzas de ventas -donde estamos incursionando-, y le hemos ofrecido una oferta a mejores costos que los de las redes tradicionales", asegura.

En la actualidad, los bancos se conectan con sus cajeros de ocasión (para eventos) y tienen móviles que pueden poner a disposición, de acuerdo al éxito o no del servicio en un lugar.
 
Las compañías de transporte pueden estar tranquilas porque saben dónde y cómo están sus unidades, y sus clientes obtienen información de sus envíos. Las compañías de seguridad saben de sus protegidos a través de alarmas sin importar que estén a kilómetros, en tanto las compañías de apuestas hacen sus cuentas en línea. Todo a través de la red celular.
 
"Con nuevas tecnologías para unidades móviles, podemos brindar seguridad a los vehículos y sus ocupantes, así como a la administración y control de flotas. A través de Visat, que es una herramienta tecnológica para el servicio del conductor, el móvil y la carga en general, se ha logrado proteger a todos los tipos de flotas de vehículos, incluyendo compañías de transporte de carga, pasajeros, repartidoras de mercancías, empresas de vigilancia privada, de transporte de valores, seguridad VIP, etc", explica Ruth López, directora comercial de GPS de Colombia.

"El trabajo con estos integradores ha sido muy importante para poder darle vida a múltiples servicios que, a su vez, son producto de una labor de identificación de procesos de negocio donde podemos operar a bajo costo comparativo, además de los beneficios de aumento de productividad y expansión rápida de acuerdo a cómo lo busque una compañía en su estrategia", dice, por su lado, Arbey Gómez, director de servicios y soluciones móviles de Movistar. "Este tipo de servicios es muy importante para los operadores, pues permite retornos rápidos de la inversión para todas las partes", comenta Gómez.

La labor de una empresa como Bismark durante 10 años, que ha rendido sus frutos, aunque sea desconocida, es la muestra de que hay diamantes entre las redes, más allá de la voz, y que ya están maduros. De seguro nadie se negará a comprar más, si los operadores les dejan ver el brillo y mejor aun, los buenos precios que tienen ahora.

 
 
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?