| 4/12/2006 12:00:00 AM

Llegó la liebre

Mucho se ha hablado de WiMax. Conozca sus características clave y lo que la diferencia de otras tecnologías inalámbricas. No se deje meter gato cuando le certifican la liebre.

El acceso total a internet se ha convertido en una de las metas de cualquier país coherente con lo que implica ser competitivo hoy. Por ello, se han desarrollado mil y una alternativas alrededor del mundo para el despliegue de una infraestructura y una oferta de conectividad que lo permitan. Y en este plan ha llegado lo que muchos consideran el adelanto más importante desde la creación de internet: llegó, ahora sí, la era WiMax. Sin pre, ni híbridos, sin prefijos para nombrar a la nueva generación de conectividad; pero, ante todo, ahora es factible la masificación de internet móvil.

Para empezar, WiMax (del inglés Worldwide Interoperability for Microwave Access) es una tecnología de conectividad, cuyos estándares de operabilidad fueron concebidos en el WiMax Forum, un consorcio de empresas -inicialmente 67, hoy más de 300, como Intel, Nokia, Siemens, Ericsson, Alcatel, Orbitel.- las cuales han creado, probado y analizado los desarrollos, dispositivos y usos posibles para hacerla fiable y usable en cualquier lugar del planeta.

Este foro ha certificado los productos de infraestructura que soportarán y extenderán WiMax, en el mundo de los doctos, el estándar IEEE 802.16x. Veamos: IEEE es la sigla para Institute of Electrical and Electronical Engineers, organismo que se encarga de elaborar los estándares vinculados con tecnologías para telecomunicaciones de forma que los dispositivos de cualquier fabricante operen sin problema en todo el planeta; el número que le sigue es el código que el IEEE ha asignado a la tecnología de acceso inalámbrico a internet de banda ancha, conocido como WiMax. La (x) es para extensiones con letras (a, e, p) según se diversifique su función. Listo, no es más. Ya sabe de qué le están hablando, si usted busca algún producto relacionado con esta tecnología.

La diferencia de esta tecnología con otras de banda ancha es que es inalámbrica. En este momento, le llega a su casa xDSL, cablemódem, PLC o fibra óptica, por un cable de cobre, coaxial o plástico. WiMax no necesita cables para prestar el servicio a usuarios finales.

WiFi, otro cuento Si bien, algunos colombianos sofisticados ya han comprado enrutadores WiFi (dispositivos de distribución o access point), creando pequeños hot spots (ya saben lo que traduce, pero su denotación es área de cobertura), jactándose de contar con internet sin cables, al igual que sus vecinos que se les cuelan, la tecnología WiFi es solo una pequeña muestra del poder de lo inalámbrico. WiMax se diferencia en su alcance y en las ratas de transmisión de datos.

WiFi (que en inglés no significa nada, es solo una marca creada por la Wireless Ethernet Compatibility Alliance, aunque los aficionados a la semántica quisieron asociarla con Wireless Fidelity), se creó para llevar internet a un área local -un edificio, un parque, un aeropuerto, un hotel.-. Solo se requiere que los dispositivos (PC, PDA o portátiles) cuenten con una tarjeta de conexión inalámbrica o que sus procesadores la tengan incorporada. La superficie de cobertura WiFi (IEEE 812.11x, ya sabe de qué hablamos) la determina la distancia entre los dispositivos y el access point. Sin obstáculos, puede llegar hasta los 100 metros. Algunas empresas, por medio de antenas que se ven entre sí (con línea de vista -LOS-, dirían los expertos), expanden el alcance de sus access points, y crean hot spots de varios kilómetros, como ocurre en Bucaramanga donde se creó un área de cobertura pública, esta alternativa de conexión se conoce como preWiMax. Sin embargo, solo funciona si el dispositivo se cuelga de la red en exteriores. Dentro de la casa u oficina no se obtiene conexión, a menos que sea por la red propia. También hay una alternativa de red local para proveer banda ancha con cobertura limitada, llamada WipLL.

WiMax, más alcances La cobertura de WiMax no requiere línea de vista como las demás (NLOS) para cubrir 1 kilómetro de área, pero con LOS puede alcanzar hasta 50 kilómetros, con lo cual permite construir redes de conexión muy amplias en cuestión de días y a costos muy bajos, que en la práctica les permitirá a los prestadores de servicio de internet (ISP), extender sus áreas de cobertura de una forma mucho más fácil pues no tendrán que cablear para llegar hasta los potenciales usuarios, solucionando de paso, los problemas de costo de última milla que han limitado la entrega de servicios de banda ancha en el país.

De otro lado, sus posibilidades no se limitan a permitir conexión a internet desde un lugar fijo. "WiMax puede ofrecer una movilidad limitada que se conoce como nomadismo. Por ejemplo, un usuario puede acceder a internet de alta velocidad desde distintos puntos del país; el acceso a internet ya no se limita a un lugar específico, como la casa o el trabajo. Los principales desarrolladores de tecnología están trabajando para darle más flexibilidad al protocolo WiMax, es decir, que se puedan realizar comunicaciones desde dispositivos más pequeños que un computador y mientras el usuario se está moviendo", explica Alejandro Ceballos, presidente de Orbitel.

De hecho, esta posibilidad hacia la que corre a toda máquina WiMax se ve como la entrada a una competencia entre las tecnologías de telefonía celular y esa tecnología inalámbrica. "En el ámbito mundial hay una clara tendencia a la integración, dada la necesidad de alcanzar economías de escala y minimizar los riesgos propios del negocio, tendencia que probablemente se replique en Colombia. La tecnología WiMax se puede complementar con la móvil, tanto desde los costos con el compartimiento de infraestructura, como desde la oferta de valor, ofreciéndoles servicios de telecomunicaciones empaquetados a los usuarios. Así se podrían aprovechar esas sinergias para ofrecerles unos mejores precios y servicios a los clientes. Por otra parte, con el esquema de permisos de WiMax departamentales, el gobierno está asegurando un marco lo suficientemente competitivo para los servicios de banda ancha. Pero la verdadera convergencia se logrará cuando la regulación permita la reventa de todos los servicios y que todos los operadores tengan similares condiciones de juego", explica Ceballos.

Hasta el momento, los operadores de larga distancia -ETB, Orbitel y Telecom- tienen en su poder el espectro indispensable para lanzar las redes WiMax y prestar no solo servicios de internet, sino de televisión por suscripción y telefonía. Cada empresa tiene 42 MHz por cuyo uso debe pagar US$2 millones anuales. El permiso de prestación del servicio es por 10 años, aunque cada año se debe renovar el pago. El Ministerio de Comunicaciones debe vigilar el uso del espectro y puede quitárselo al operador, si su uso es indebido. Por ejemplo, si ETB y Orbitel llegan a aliarse, deberán devolver alguno de los permisos, pues el mercado quedaría concentrado.

La revolución de WiMax ya está en el país. Orbitel hace pruebas de una red sobre infraestructura Siemens, lo cual la convierte en la primera empresa en Latinoamérica y la quinta en el mundo en implementarla para montar un servicio comercial. "En Colombia, la primera oferta de WiMax será la de Orbitel. El resto están basadas en soluciones preWiMax o inalámbricas de otro tipo como WiFi o WipLL", afirma Alberto Álvarez J., gerente de ventas de Siemens. Orbitel está realizando las pruebas de los equipos en las principales ciudades donde ofrecerá el servicio, entre ellas Medellín, Cali, Bogotá, Cartagena y Barranquilla.

Intel, por su parte, ya ha desarrollado los procesadores necesarios para actuar bajo el estándar 802.16x, y que irán dentro de los CPE (equivalente a los módem) necesarios para cuando se empiece a ofrecer el servicio de manera oficial en el país. "Cabe explicar que inicialmente el usuario no se preocupará por comprar el CPE, pues el prestador del servicio se lo proveerá. Más adelante, en particular cuando lleguemos a la era de WiMax Móvil (816.16e), vendrá incorporado dentro del dispositivo portátil como hoy ocurre con WiFi. Esto ocurrirá hacia 2007-2008", comenta Carlos Hurtado, gerente de desarrollo de negocios de Intel.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?