| 11/23/2007 12:00:00 AM

La tecnología que construye a Colombia

Estar en la sociedad del conocimiento y su economía son el objetivo de competencia de casi todos los países del mundo. Las empresas de base tecnológica y sus aliadas con su trabajo y aportes, hacen posible que Colombia participe de esta realidad.

Los hitos más representativos y comunes de las tecnologías de información y comunicaciones (TIC) son relativamente recientes en el país, pues internet, comercialmente hablando, no tiene más de 12 años entre los colombianos y la telefonía celular poco más de diez; qué decir del sistema operativo Windows y su suite Office que apoyaron la masificación de la computadora en el hogar, no tiene más de 22 años de vida y muchos menos de presencia en la mayoría de nuestros hogares.

Sin embargo, las TIC han venido soportando el crecimiento de nuestro país tras bastidores desde hace muchos decenios, como es el caso de IBM que desde hace 70 años, que están celebrando en 2007, fue el rompehielos y significó la llegada de las primeras grandes computadoras. Posteriormente, llegaron empresas como NCR y Burroughs que, atraídas por el éxito de IBM, decidieron aclimatar su negocio en Colombia. Posteriormente Unisys (1952), Alcatel (1966) y Xerox (1968) le siguieron los pasos a esta pionera y son los pilares de la transformación histórica de otros sectores productivos y las semillas creativas para la industria local de TIC. A estas conquistadoras les siguieron empresas como Oracle (1990) y Microsoft (1993), y el auge de 1995, cuando desembarcaron entre otras: Computer Associates (CA), Novell, Hewlett Packard (HP), y Sun Microsystems. Finalizando los provechosos años 90, llegaron SAP e Intel (1997) y Lucent (1999).

Si bien estas multinacionales dinamizaron y pusieron el nombre de Colombia en los reportes globales de la industria, una incipiente pero corajuda, innovadora y bien preparada industria local ya empujaba con su propia locomotora el crecimiento del país con sus productos.

Así es como Procálculo Prosis (1968), Heinsohn Software House (1977), Siesa (1981) y PSL (1985), entre otras, iniciaron operaciones con la voluntad de trascender y lo han logrado, abriéndole el camino a importantes y reconocidas casas de tecnología como Soft Bolívar, Informática y Gestión, Open Systems, Visión Software, Digitalware, y permitiendo el surgimiento de una industria sostenible de consultoría e integración entre quienes se destacan Intergrupo, Netsac, Azurian, Nexsys y Asic, que lideran la nueva ola de empresas que han entendido que los servicios y el conocimiento aplicado son el futuro y llevan al país a ese mercado global.

Las empresas colombianas han sido, o son, socias de las multinacionales en su proceso de crecimiento, pero hoy muchas son ya competencia seria para las extranjeras, exportadores continuos y referentes regionales para el desarrollo e innovación en TIC, además que han entendido que la competencia de precio no es suficiente, y se han concentrado en calidad del capital humano y de sus servicios de valor agregado en implementación y tercerización.

Son también de destacar las empresas que incursionaron y siguen trabajando en el ensamblaje de equipos como Compunet, Makro cómputo, Shure, PC Smart; y otras compañías que han desarrollado su negocio en labores de apoyo crítico como el cableado estructurado donde Syspertex y Panduit han labrado un duro camino de educación y apoyo a canales locales que hoy forman un ecosistema gigantesco en todo el país.

En este especial destacaremos los aportes a través del tiempo y el trabajo actual de algunas de las más importantes empresas de TIC en el país, compañías que con su trabajo han fortalecido los cimientos de Colombia y siguen construyéndola con su conocimiento y servicios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?