| 10/13/2006 12:00:00 AM

La sangre joven de la tecnología

Por sus venas, corren conocimiento y creatividad para crear empresa.

Menores de 35 años, ingenieros, administradores, diseñadores, todos unidos por el bicho de la tecnología. Cada uno ha descubierto su voz y su camino para crear empresa en un país donde esa osadía muchas veces puede salir costosa, si no encaran con estoicismo los obstáculos.
 
La quijotada se completa cuando además emprenden proyectos de tecnología sobre conceptos relativamente jóvenes —como ellos mismos— y cabalgan hacia el sector corporativo y sus aspas culturales que deben quebrar para vender. Dinero cuenta las historias de algunas empresas y sus dueños que caminan al futuro tecnológico con ideas de negocio que se estructuran sobre conocimiento.

La característica común de estas empresas es que la movilidad, internet y SOA (conjunto de aplicaciones empresariales fácilmente integrables) representan el eje de su trabajo y del éxito que van logrando con sus productos y servicios.

Lograr velocidad
ITAC (IT Applications consulting)

“Los bajamos de 15 segundos a 1 segundo en tiempo de respuesta cuando un cliente hacía clic en su página de banca en línea, los convencimos de que sabíamos de esto y nos ganamos su confianza”, así relata Javier Galindo la forma en que su socia Julieta Delgado y él consiguieron su primer gran cliente.
 
Ahora tienen más de 2 años de trabajo con Davivienda, y contratos cada vez más estratégicos que han dejado como rédito su presencia en Asobancaria, Banco Santander y EPM, entre otras empresas.

ITAC ofrece desarrollos en Java, un lenguaje de programación que impulsan SUN e IBM, y que es la base de desarrollos para transacciones web y movilidad que hoy se extienden por todo el globo. Las soluciones de ITAC buscan que las empresas presten servicios on line de forma eficiente y sin aumentar las inversiones de infraestructura o de software. “Logramos optimizar la capacidad instalada de servidores de nuestros clientes para que atendieran más clientes a gran velocidad. Además, aumentamos la confiabilidad en sus sistemas y garantizamos una corta espera de entrada al mercado (time to market), asegurando un retorno rápido de su inversión”, explica el empresario.

Como en muchas otras historias de emprendimiento, esta empresa nació de los ahorros de sus creadores o el apoyo de familiares. “Trabajando desde la casa, duramos 7 meses esperando al primer cheque. Los ahorros se iban acabando y la situación no pintaba bien. Pero se nos presentó la oportunidad de mostrar nuestro conocimiento (cuentan con 5 certificaciones en Java) y no la desperdiciamos”, dice Galindo. Hoy tienen 17 empleados con una edad promedio de 30 años, una oficina, plata para sostener un pequeño departamento de investigación y desarrollo que mira hacia SOA como el presente-futuro del negocio, y un área comercial que empieza a lograr nuevos clientes.
 
“Cobramos caro, pero ofrecemos velocidad y calidad en el trabajo, cumplimos y eso nos caracteriza. Pagamos muy bien a nuestro equipo y ofrecemos capacitación constante; eso nos asegura sostenibilidad en el mercado. Esa es nuestra filosofía de trabajo”, asevera Galindo antes de salir velozmente a visitar un nuevo cliente.

Hacer camino
ProActive Consulting

“Para qué inventar la rueda cuando ya está rodando hace siglos. En eso pensé cuando en un principio se me vino a la cabeza ponerme a desarrollar. Mi experiencia estaba en la consultoría y en el trabajo comercial. Lo que yo sé de tecnología lo uní a mi habilidad comercial y me fui por vender e implementar desarrollos de otros”, así describe Gustavo de la Vega la idea que lo llevó a crear empresa.

“Me dediqué a hacer solo consultorías en un principio, pero luego caí en cuenta de que por un lado había productos sin cliente, y empresas sin soluciones por el otro. Yo podía hacer el networking entre unos y otros, y en eso estoy”, dice con certeza el ingeniero de sistemas y administrador de empresas De la Vega, que creció de la consultoría en Oracle PeopleSoft a la venta de servicios de computación móvil.
ProActive tuvo su primer producto importante luego de que De la Vega, hace 2 años, leyera en una revista de negocios la historia de una empresa que desarrollaba una solución POS (aplicación punto de venta para comercio) en Brasil.
 
“Negocié por teléfono la representación, luego de varias sesiones, ires y venires, la logré; luego me metí en varios de los mejores restaurantes de la ciudad que entendieron de inmediato su utilidad y la red sigue creciendo. Empecé luego a buscar aplicaciones nacionales para hacer la misma labor. Ahora tengo una empresa más madura y en el portafolio desarrollos para gestión de historias médicas, para auditoría y supervisión de trabajos de campo, y toma de lecturas de servicios públicos domiciliarios, todo en forma remota y en tiempo real, gracias a la computación móvil. Ya son varias las empresas públicas y privadas con las que estamos cerrando negocios”, dice.

Con mucha energía
VC@Soft

Hay quienes viven rápido, no en el sentido de Oscar Wilde o Hemingway, sino en un plano más terrenal. Estudian de todo, a toda velocidad y en muchas partes.
 
Así ha sido la vida de Vicky Castro, quien después de estudiar en Colombia y Estados Unidos, adelantar una tesis (cuyo contenido ameritaría un artículo) y trabajar en programación durante un tiempo, decide que al regresar al país no va a ser empleada de nadie. Por golpes del destino, como ocurre en cualquier carrera de velocidad, descubre que hay un mercado ávido de servicios y conocimiento de Java y J2EE (Java para aplicaciones empresariales).
 
“Mi socio Jaime Valencia y yo decidimos que teníamos el conocimiento para empezar a ofrecer soluciones web para el interior de las empresas al trabajar como externos con IBM, era algo relativamente nuevo para el mercado colombiano en 2001, pero Colfondos entendió y se convirtió en nuestro primer cliente, luego Colcerámica. Con soluciones básicas para gestión interna, logramos sostenernos un año; para 2002, ya teníamos otros productos enfocados a e-commerce y web services, sedujimos a PricewaterhouseCoopers entonces”, relata Castro.

VC@Soft ha logrado proveer de soluciones de B2B y B2C a clientes como Noel, BAT, Merck y otras grandes empresas. “Contar con el apoyo de IBM fue importante y lo sigue siendo, sobre todo para la capacitación de nuestros 15 consultores, ya que fieles a nuestra energía y búsqueda de liderazgo, hoy ya estamos corriendo proyectos SOA en la Cámara de Comercio de Bogotá y Corona, mientras adelantamos negociaciones con otros clientes que empiezan a darse cuenta de la eficiencia de esta tecnología”, dice Castro. “Parte de nuestro valor es ser flexibles para adaptarnos a los cambios de tendencia global en tecnología”, asevera con energía Castro.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?