| 4/3/2009 12:00:00 AM

La inversión se puede mantener

El outsourcing es una buena alternativa para darle continuidad a las inversiones tecnológicas y hacerle el quite a la crisis.

La decisión del Gobierno de reducir la meta de crecimiento de la economía este año de 3% a una tasa entre el 0,5% y el 1,5%, confirma lo que los empresarios ya sabían: que 2009 va a ser un año muy duro y que las compañías van a tener que controlar sus gastos y mejorar su productividad para poder salir adelante con los menores traumatismos.

A la caída en la demanda interna e internacional, se suman las dificultades para acceder al crédito, y con esta mezcla de factores puede surgir un dilema: la necesidad de restringir la inversión en tecnología, frente a la inconveniencia de hacerlo por el efecto que tendrá en los planes de crecimiento en el mediano y largo plazo. "Ahí podemos aparecer las empresas de servicios diciéndole al empresario: 'no detenga el crecimiento tecnológico de la empresa porque yo le compro el software, el hardware, lo implemento y se lo manejo en un outsourcing de tres años en un modelo donde usted no tiene que hacer una gran inversión para ejecutarla en seis meses, sino cancelar una cuota mensual'", explica Robin Barquin, gerente general de Synapsis Colombia, la empresa de tecnología del grupo Endesa, que maneja entre otros contratos la agenda de conectividad del Gobierno.

Según Synapsis, una empresa que pase de tener entre 300 y 400 usuarios a duplicar su tamaño tendría que hacer una inversión cercana a los US$4 millones en seis meses para implementar por primera vez un sistema de gestión de sus recursos, como SAP u Oracle, pero si opta por el modelo de outsourcing a tres años, solo tendría que pagar entre US$80.000 y US$120.000 al mes. "Los que son más incrédulos en el tema de outsourcing, en tiempos de crisis se dan cuenta de que es la mejor solución", afirma Barquin. Cálculos de Synapsis muestran que el retorno de inversión de una empresa que decide contratar servicios de outsourcing de IT está estimado entre un 20% y un 30%, de acuerdo con el tamaño de los servicios y la inversión necesaria.

De hecho, dentro de los servicios, el outsourcing es el que tiene mayores proyecciones de crecimiento en América Latina. Según la consultora IDC, entre 2007 y 2012 va a crecer 13,7%, mientras que los de soporte y capacitación lo harán en 9,6% y los orientados a proyectos en 11,6%.

Para Francisco Thiermann, gerente general de IBM de Colombia, las empresas acuden al outsourcing por cuatro razones: disminuir costos, que no necesariamente es lo más interesante; transformar inversión en gasto, enfocarse en el centro del negocio y desarrollar mejor a los empleados que tienen en el área de informática. "Sobre todo, en los momentos de crisis es importante que las empresas se focalicen en el core de su negocio y externalicen otras áreas para mejorar su competitividad", afirma. Hace cinco años, IBM hizo un replanteamiento estratégico a nivel global y decidió retirarse de la venta de computadores de escritorio, portátiles, impresoras y unidades de disco menores, y reinvertir en software y servicios para darles un mayor valor a sus clientes. Hoy, el 60% de sus ingresos corresponden a la venta de servicios, cuando cinco años atrás esta unidad no llegaba a representar el 50% en todo el mundo.

Yolanda Auza, presidente de Unisys de Colombia, considera que, además, la tercerización tiene un beneficio adicional, como es hacerle visible a la empresa sus costos de tecnología, controlarlos, atenderlos de forma más barata y prevenir que se presenten incidentes. "Tenemos casos en los que un cliente que ha arrancado de ceros, en tres años puede reducir los incidentes a la mitad", explica.

Soluciones para Pymes

Si bien la tercerización es una alternativa para las empresas, esta se ha centrado principalmente en la gestión de activos delegados por el cliente, que se administran en sus instalaciones o en esquemas híbridos entre las oficinas del cliente y las del proveedor de servicios, o inclusive en modelos en que el proveedor suministra el hardware y el software que la empresa necesita.

El siguiente paso en este modelo, explica Elkin Echeverri, gerente de investigación y desarrollo de CompuRedes, es la computación en nube, mediante la cual la empresa se conecta a internet y desde allí su proveedor le suministra todos los servicios de cómputo requeridos. "Las Pymes podrían utilizar las soluciones de computación de mayor complejidad y potencia disponibles en el mundo, sin inversiones iniciales de capital, con un costo promedio muy asequible", afirma Echeverri. De esta forma, la ventaja competitiva no estaría en quién tiene los recursos de cómputo, sino en quién los emplea mejor, señala.

Aunque los esquemas de computación en nube pueden ser utilizados por todo tipo de empresa, hasta el momento no hay disponibles soluciones de este tipo probadas a escala, por lo que es difícil que las grandes organizaciones se atrevan a dar el paso hacia este tipo de servicios. Las Pymes, por el contrario, estarían más dispuestas a acceder a servicios de computación en nube, ya que los productos que hay en el mercado corresponden a las necesidades de este tipo de empresas. Y una vez que las Pymes acudan masivamente a este tipo de servicios, será más fácil para las grandes compañías arriesgarse.

Una época de crisis no necesariamente tiene que llevar a un gerente a posponer sus decisiones de inversión en tecnología. Las empresas de servicios tienen las herramientas para ayudarle a continuar su ritmo de crecimiento, sin tener que hacer grandes desembolsos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?