| 3/26/2010 12:00:00 AM

La estrategia celular

Los teléfonos inteligentes se han convertido en una herramienta indispensable para ganar productividad y flexibilidad en los negocios. Es hora de que las empresas creen estrategias para aprovecharlos en sus operaciones.

No es un secreto: los teléfonos inteligentes dominarán las comunicaciones móviles en los próximos años, gracias a su capacidad de combinar las llamadas de voz con recursos de cómputo avanzados. Según la consultora Gartner, en 2012 se venderán 491,9 millones de unidades, con lo cual no solo triplicarán las ventas de 2008 (139,3 millones), sino además sobrepasarán las de computadores, que rondarán 443,1 millones de unidades.

Con esta perspectiva, las empresas deben comenzar a crear estrategias que les permitan vincular estos dispositivos con sus áreas operativas, comerciales y administrativas, mediante aplicaciones que mejoren sus procesos y eleven la productividad de sus colaboradores.

Para Aron Pinto, gerente de ventas corporativas de Blackberry en Colombia, una de las principales razones para contemplar el uso de estos equipos está en su promesa de elevar la productividad, al brindar acceso permanente a recursos empresariales vitales para el trabajo. "Por ejemplo, permiten que la fuerza de venta tenga acceso a la base de datos de los inventarios de la compañía, actualizada y en tiempo real. También ayuda a que los ejecutivos accedan a sus cuentas de correo electrónico o a los estados financieros en cualquier lugar", dice.

A partir de esto, las empresas primero deben determinar el uso que darán a estos equipos. Según Patricia Arteaga, gerente de negocios de Nokia, la compañía debe determinar cuál es el modelo más adecuado a partir de las capacidades técnicas que requiere para instalar los programas de productividad. "Los teléfonos inteligentes ofrecen un cúmulo de posibilidades, al tener una mayor capacidad de procesamiento y más memoria para almacenar archivos y datos. También ofrecen una mejor interacción con sus usuarios", comenta.

Por ejemplo, si se quiere que un trabajador siempre esté disponible, la empresa puede adquirir modelos que se conecten a plataformas de voz sobre IP, las cuales permiten unirse a infraestructuras de PBX. Entonces, todas las llamadas que se realicen cuando el empleado no está en su oficina son desviadas automáticamente a su teléfono móvil.

Caso contrario, si la empresa busca hacer seguimiento a redes de distribución o de apoyo logístico; entonces, podría buscar dispositivos con herramientas de posicionamiento geográfico (GPS).

Una plataforma ideal

Otro punto importante está en seleccionar el sistema operativo que se ajusta mejor a las necesidades de la empresa. De estas plataformas dependen la compatibilidad que tendrán los equipos con las aplicaciones del negocio, la facilidad para unirse con las redes de datos de los clientes y proveedores, e incluso su facilidad para actualizarlo.

Similares a los computadores, los teléfonos inteligentes utilizan sistemas operativos sobre los cuales se instalan los programas. Entre las plataformas más conocidas están Symbian, Windows Mobile (de Microsoft), Android (Google), iPhone OS (Apple) y Blackberry OS. Mientras que las tres primeras están abiertas para su uso en diversas marcas de teléfonos, las dos últimas son cerradas para los equipos de sus creadores. En las plataformas cerradas solo se pueden adquirir aplicaciones empresariales aprobadas por los fabricantes de los equipos. "En nuestra tienda en línea, Appworld, contamos con más de 2.000 aplicaciones dirigidas al segmento corporativo, las cuales cubren las necesidades de todas las industrias. En estas se garantiza la integración total con nuestro hardware", comenta Pinto.

A su vez, las plataformas abiertas están al alcance de desarrolladores independientes que pueden construir herramientas para necesidades específicas de cada negocio. "Estos sistemas siempre son compatibles con soluciones de clientes y proveedores", dice Arteaga.

Antes de adquirir cualquier modelo de teléfonos inteligentes tenga presente su costo de propiedad, representado básicamente por el plan de datos que seleccione su propietario. Cabe anotar que la única forma para aprovechar las ventajas que ofrecen estos dispositivos móviles está en la posibilidad de enviar y recibir información.

En este caso, los expertos afirman que el costo de propiedad suele ser absorbido por el incremento en la productividad y en las ganancias que traen estas herramientas. "La aparición de teléfonos inteligentes de gama media permite que la adopción de estas tecnologías sea más fácil. Así mismo, vemos que ha ayudado a que las tarifas de los planes hayan bajado, al punto que algunos operadores ofrecen servicios básicos entre $20.000 y $30.000 mensuales", argumenta Pinto.

El miedo a la pérdida

Quizás la mayor preocupación que manifiestan los usuarios empresariales está en la seguridad de la información que almacenan en sus teléfonos. Al fin y al cabo, en caso de pérdida o robo, estos dispositivos podrían convertirse en una llave de entrada a las estrategias, los datos de contacto de clientes, a las cifras del negocio o a los sistemas internos de la compañía.

En este sentido, los fabricantes de equipos han perfeccionado mecanismos no solo para reconstruir los datos cuando sea necesario, sino para que no puedan ser descargados o vistos por personas sin autorización.

Pinto, de Blackberry, comenta que los teléfonos actuales centralizan varias de sus funciones en los servidores de la empresa o de prestadores de servicios (como los mismos fabricantes), lo que permite recuperar datos y activar funciones de forma remota. "Si el usuario olvida el equipo en un restaurante y no quiere que vean su información mientras lo reclama, el sistema permite poner claves de acceso de forma remota. Así mismo, puede borrar toda la información del dispositivo y dejarlo inservible si es víctima de robo", comenta.

Al final, hay que recordar que los teléfonos inteligentes se han transformado en extensiones de los sistemas de las compañías que, como tales, terminan reflejando los estándares internos. De hecho, las estrategias para integrar estos equipos en las operaciones diarias solo son exitosas cuando existen políticas coherentes para gestionar y asegurar los datos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?