| 2/7/2011 7:30:00 AM

La empresa en el aire

La empresa en el aire

La computación en la nube podría convertirse en la estrategia de salvación para las empresas pequeñas y medianas. Miles de Pymes colombianas están sacándole provecho.

La computación en la nube -conocida también como cloud computing- parece ser el camino obligado que van a recorrer las empresas de todos los tamaños en materia de tecnología en los próximos diez años. Tan seguro es esto, que Microsoft dedica ya US$6.600 millones anuales al desarrollo de productos y servicios de este tipo, y prácticamente no hay jugador importante en el sector de tecnología para los negocios que no esté concentrado en "la nube".

Lo más interesante en esta tendencia es que llega tanto a las grandes como a las medianas y pequeñas empresas e, incluso, al usuario doméstico de tecnología. Cuando alguien revisa su correo de Hotmail o Yahoo!, o cuando participa en una conferencia web, está accediendo a "la nube". Algunos expertos creen que está cerca el día en que todo el software, tanto el que utilizan las empresas para gestionar los negocios, como el que utiliza la gente para trabajar y divertirse, estará alojado en servidores en internet y no en los computadores personales, y se pagará por su uso tal como pagamos hoy por el agua o la energía. De eso se trata cloud computing, de entregar a terceros el manejo de la tecnología, y acceder a los recursos computaciones (software, infraestructura, almacenamiento, comunicaciones, etc.) a través del navegador de internet. Todo alojado en la red y disponible las 24 horas desde cualquier dispositivo y desde cualquier lugar.

Aunque se trata de una tendencia antigua y con bastantes adeptos, fue desde el año pasado que Pymes de todo el mundo comenzaron a tomar en serio este modelo y cada vez resulta más claro que una buena estrategia de migración a la computación en la nube podría ser el camino hacia el éxito para las pequeñas y medianas empresas, que no disponen del capital suficiente para invertir en tecnología ni infraestructura, pero están en condiciones de pagar una suscripción a los servicios por demanda. No hay que comprar equipos ni servidores, ni costosas licencias de software, ni tener ingenieros que administren todo esto.

Esta es la razón por la que una avalancha de Pymes comenzó desde antes a adoptar servicios de correo electrónico como Gmail o paquetes de ofimática como Microsoft Office Web Applications, alojados en "la nube", administrados por compañías de probada seriedad y disponibles a un bajo costo (a veces gratis). Se ha hablado de esto desde hace muchos años, pero por un conjunto de causas, parece haber llegado al fin la hora de la computación en la nube. "En la medida en que la gente utiliza más internet para hacer cosas cotidianas, tiene mayor confianza para utilizar las tecnologías de cloud", explica Ricardo Marulanda, gerente de nuevas tecnologías de Microsoft en Colombia. Pero la abrazadora cultura de internet de nuestros días no es el único factor que explica el auge.

Las tecnologías de virtualización mejoraron notablemente y los costos de conectarse a internet bajaron lo suficiente en los últimos cinco años, para que consumir la computación como un servicio público y no como una infraestructura propia, comenzase a resultar atractivo. No obstante, a juicio de Juan Carlos Hincapié, gerente de la unidad de servicios de IBM, no se ha llegado al punto necesario para la masificación: "Para potenciar este modelo entre las Pymes, los costos de conectarse tendrán que bajar todavía mucho más", explica. Para este experto, la nube tiene el beneficio de la masa crítica y la economía de escala, por lo que una Pyme encuentra un rápido retorno de la inversión cuando migra sus aplicaciones a este modelo.

Un ejemplo claro es el proceso de backup de la información, el cual implica -cuando se tiene localmente- servidores, licencias y administración muy costosa; contratarlo con una empresa de internet es muy económico (desde US$50 mes) y soluciona rápidamente lo que antes era un problema complicado.

Aunque en Colombia la ola está apenas abriéndose paso, ya pueden identificarse las tendencias principales; Juan David Garzón, de la compañía Avanxo, una consultora especializada en computación en la nube, explica que, en su orden, las demandas principales en esta materia son el correo electrónico (cuya administración bajo el modelo tradicional de servidores propios consume demasiados recursos técnicos y financieros); el control de procesos de venta y servicio al cliente; y los procesos de negocio sencillos que puedan ser manejados con hojas de cálculo y aplicaciones de oficina estándares. Sin embargo, el trabajo más fuerte en una consultoría de este tipo es la gestión del cambio, para implantar en el personal los nuevos procesos. "En el caso de las Pymes resulta muy fácil la migración, mientras suele ser muy complicado en el caso de las grandes empresas", explica Garzón.

El sector gobierno también ha puesto sus ojos en la tendencia de moda. Microsoft ayudó el año pasado al Icfes a implementar una solución en la nube que ilustra bastante bien las bondades del modelo. El Icfes sufre dos veces al año una crecida súbita de consultas en la base de datos, debido a la publicación de los resultados de las pruebas de Estado, un hecho que ocurre solamente en marzo y septiembre, después de las pruebas para los calendarios A y B. Más de 300.000 estudiantes pueden llegar a consultar simultáneamente los resultados, durante apenas unos días.

Evidentemente, un modelo tradicional significaba instalar servidores y desarrollar aplicaciones que estarían subutilizadas el resto del año. La plataforma Azure, de Microsoft, es utilizada ahora para este propósito y el Icfes solo paga por lo que consume de acuerdo con la demanda.

Una solución para administrar la fuerza de ventas provista por Avanxo -creada por la empresa SalesForce- ha sido adoptada por Skandia, la caja de compensación Comfandi y más de 130 Pymes apoyadas por Fomipyme y Proexport. El año pasado, por primera vez una empresa del sector salud puso un pie en "la nube", con la adopción de la plataforma LotusLive, de IBM, para el trabajo colaborativo entre el personal médico de la EPS Occidental de Salud, en Cali.

Citrix, proveedor de soluciones de virtualización de servidores y escritorios, que es la plataforma tecnológica a la base del cloud computing, cuenta con más de 800 clientes en el país. La gerente de canales de Citrix en el país, Joana Jaime, estima que habrá un verdadero boom del cloud computing entre 2012 y 2013.

Computación en la nube parece un hecho irreversible y un asunto de competitividad. Una evidencia de ello es que la mayoría de los ingresos de Microsoft hoy provienen del modelo tradicional (licencias de software), "pero el futuro es 'la nube' y nos estamos adaptando a ese modelo", dice Ricardo Marulanda.

 

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.