| 12/10/2010 12:00:00 PM

La carta de navegación

Sesenta empresas del mundo acaban de unirse para definir el futuro de la computación en la nube, un modelo tecnológico que está transformando el mundo de los negocios.

La computación en la nube está cambiando la forma en que las empresas consumen la tecnología que necesitan para funcionar correctamente. Esta tendencia les permite a los usuarios almacenar sus archivos en grandes centros de datos y utilizar sus programas de computador a través de internet -sin tenerlos instalados en sus equipos- y pagar por ellos como si se tratara de un servicio público, similar al teléfono o al agua.

A pesar de sus ventajas, como evitar la compra de licencias de software o de grandes equipos empresariales, las organizaciones han encontrado problemas para implantar este esquema, pues algunos proveedores de tecnología tienen sus propios parámetros para fabricar los aparatos que se requieren y que no necesariamente son compatibles con equipos de otras marcas.

Esta es una de las principales razones para que sesenta de las empresas más grandes del mundo -que no están relacionadas con tecnología- crearan la Open Data Center Alliance (ODCA), una coalición cuyo objetivo es crear los requisitos que deben cumplir los programas de computador y los equipos que utilizarán para adoptar la computación en la nube. Estas compañías suman inversiones anuales en adquisición de tecnología superiores a US$50.000 millones.

Dentro de las empresas que pertenecen a la asociación y que tienen presencia en Colombia están BMW, Marriot, BBVA, DHL Logistics, Deutsche Bank y Shell, entre otras. Aunque Intel es la única empresa de tecnología vinculada a este proyecto, lo hace en calidad de 'observadora': "Solo somos unos secretarios. Tomamos nota y sugerimos algunos temas, pero no tenemos voz ni voto en las decisiones finales de la alianza", dice Todd Speck, gerente de desarrollo de negocios de Intel.

De acuerdo con el ejecutivo, la alianza está enfocada en generar propuestas que respondan a tres objetivos primordiales: crear un ecosistema donde convivan las redes públicas y las privadas; automática, donde los componentes se instalen rápida y fácilmente, y consciente, que determine desde dónde los usuarios utilizan los servicios, para entregarlos de forma más eficiente.

Como parte de su trabajo, la ODCA definirá las normas para crear las soluciones en la nube (que mezclan programas de computador y equipos de cómputo), las cuales estimularán el surgimiento de proveedores diferentes de las grandes compañías de tecnología ya establecidas. "En esta alianza son los clientes quienes buscan tener una participación más activa en las decisiones de la industria al poner las condiciones, basados en lo que esperan de la computación en la nube", comenta Speck.

Entre sus propuestas, la alianza pide la creación de una gran red de centros de datos (infraestructuras especializadas que alojan los servidores empresariales donde se guardan los datos y los programas), que permita aprovechar todos sus recursos cuando estén disponibles. Esta red contará con normas para que todos los aparatos utilicen la misma forma para conectarse a ella.

La ODCA también propone un modelo de confianza para que los usuarios puedan utilizar los programas que necesitan de forma segura y rápida, sin importar quién fabrica las máquinas que utilizan.

Según el sitio web Infoworld, la creación de este grupo constituye un paso importante para la consolidación del modelo de computación en la nube por dos razones principales. Primero, es una señal de que esta tecnología ha capturado "el corazón y la mente" de las corporaciones más grandes del mundo. Y, segundo, establece un frente organizado de compañías ajenas a la industria tecnológica para flexibilizar sus músculos económicos e impulsar a los fabricantes a adoptar estándares para centros de datos y de servicios en la nube.

Por lo pronto, la ODCA debe demostrar que los usuarios de la tecnología están en condiciones de imponer su criterio sobre aquel que tiene la industria tecnológica, más allá del poder de presión que les otorga tener el dinero para adquirir los productos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?