| 7/20/2006 12:00:00 AM

Hospedaje con todos los fierros

Centralizar la información para aumentar su seguridad y disponibilidad es ya una regla para cualquier empresa. Tercerizar esta tarea en data centers es una tendencia que crece y se impone, convenciendo por precio y servicio a muchas empresas de que es buena idea contar con un hotel de cinco estrellas para su información y datos.

Si hay algo difícil de medir, aunque sea parte de nuestra cotidianidad, es la cantidad de información que crece en el mundo día tras día. En cualquier ámbito y en cualquier formato, la proliferación de datos es tangible. En las empresas es evidente tal crecimiento, y ha generado un problema: dónde almacenar la información valiosa de la organización, que a su vez ha generado otras cuestiones: cómo prevenir daños irreparables y pérdidas, cómo blindarse frente a atacantes informáticos y espionaje industrial y, sobre todo, cuánto va a costar adecuar un espacio idóneo para darles solución a estas necesidades con un activo estratégico casi imposible de reponer.

La solución, que es ya popular y muy extendida en muchas organizaciones de gran tamaño, fue construir centros de almacenamiento, administración y protección de datos. Un centro de datos (data center) dentro de la empresa, con la consiguiente inversión en computadoras, servidores, software de todo tipo para la tarea dispuesta, mobiliario, cableado y con el tiempo requerimientos de seguridad perimetral y física contra incendios, inundaciones y otras posibles calamidades, sin contar los costos de administración y soporte con personal de planta y consultores externos. Labor bastante agotadora y costosa.

Estamos hablando de construir un departamento que iba más allá de un centro de cómputo y estamos hablando de montos solo asequibles para grandes organizaciones. Quizá por eso y durante muchos años se percibió que la tecnología y la automatización de operaciones básicas era una posibilidad de los grandes grupos y las multinacionales. Pero la competencia y la globalización ya mostraron que no hay mundos exclusivos para nadie en el mundo empresarial. La información es un activo universal y como tal las necesidades que genera no tienen límites. Hoy, cualquier tipo de empresa —sin importar su tamaño y mercado— sustenta su poderío y capitaliza su potencial con base en su información, en la eficiencia y la calidad de su trabajo con los datos y la capacidad para hacer relaciones y construir conocimiento con ellos. Por esto, en la actualidad, ninguna empresa que quiera sobrevivir y crecer puede pensar en la tecnología y la automatización de sus operaciones, e incluso sus procesos, como un lujo, y menos, manejar la información que genera bajo esquemas rudimentarios de archivador.

Ya conscientes de que la tecnología es un dogma más allá de la fe, y que es una necesidad competitiva, pocas empresas desestiman una inversión en tecnologías de la información, pero también pocas saben por dónde empezar y en dónde terminar. El precio es una sombra constante en este ejercicio. Por esto se han popularizado y hoy vienen creciendo los data centers que prestan estos servicios por fuera de las compañías. "El negocio de tecnología y telecomunicaciones se transforma, y la tercerización de servicios se ha impuesto como una opción para todas las empresas. Algunas optan por mejorar sus centros de cómputo y darle otro nivel a su operación, pero cada vez más optan por dejar todo o una parte de su trabajo de sistemas en una tercera empresa", comenta Mario Linares, gerente de Systimax para la región andina.

Hospedaje y atención para todos los bolsillos
Las grandes organizaciones construyeron sus propios espacios para la información y todo el trabajo con ella. Pero no todos tienen dinero para construir mansiones privadas. Así que se han creado hoteles para datos: empresas dedicadas a prestar servicios de data center como ImpSat, ComSat, Comware, Sistemas y Computadores, Coldecón y otras que han desarrollado el servicio sobre su infraestructura de telecomunicaciones, como ETB, Emtelco, EPM, Telecom y Telmex, por citar algunas.

Hablar de hoteles no es solo un símil narrativo, realmente así actúan. Ofrecen desde simple hospedaje para datos o equipos y hasta atienden eventos especiales, pasando por servicios de mantenimiento y "atención personalizada", bajo esquemas de pago mensual, anual o más.

Un centro de datos (data center), dentro o fuera de una empresa es un espacio reservado para grandes computadoras, equipos para altos volúmenes de información, equipos de monitoreo y sus consiguientes soluciones y aplicaciones (software) para la administración, control y seguridad de la información. Pero los "hoteles para datos" son edificios especialmente construidos para tal fin y en ellos cada centímetro y todo el personal están dispuestos y pensados para manejar de forma profesional la información. De acuerdo con el nivel de servicio y profesionalización, estos hoteles son de más o menos estrellas, y tal nivel se soporta en la extensión y calidad de servicios y las alianzas que un data center muestra.

"Un hotel de gran lujo para equipos cuenta con seguridad física y lógica redundante y suficiente, tiene en cuenta la construcción de la estructura de cableado y conectividad interna, ha sido pensado para contingencias como incendios, fallos de energía, interrupción de las comunicaciones", explica Jaime Alberto Peláez, presidente de ImpSat Colombia.

Si bien en muchas empresas aún se usa construir y crecer centros de datos, la tendencia desde hace poco menos de un lustro es tercerizar las tareas de estos departamentos y, de hecho, es la solución a muchas de las necesidades planteadas por costos y por su posibilidad de acceder a tecnología de última generación sin dispendiosos procesos de compra.

Además de conseguir soluciones de almacenamiento, en estos centros las empresas pueden arrendar toda una infraestructura de equipos, programas y canales de comunicación de alta velocidad para alojar aplicaciones relacionadas con contabilidad, finanzas, bases de datos, acceso a internet, mensajería y demás, y convertir así la infraestructura de sistemas de la compañía en un servicio externo. "Las economías de escala que conseguimos se traspasan al usuario corporativo y nos convierten en una opción clara para contar con soluciones completas sin pagar altos costos", explica Mónica Camacho, gerente de mercadeo de Comware.


Por qué irse a un hotel
En principio, un factor relevante para optar por un data center es el almacenamiento de datos, ya que no solo se minimizan los riesgos del respaldo de la información crítica, yendo más allá de un back up en un cd, y accediendo a alternativas de información resguardada en tiempo real. Además, un centro de datos ofrece la capacidad de gestionar las redes de óptima manera, en especial el ancho de banda, de modo que la organización puede contar con una infraestructura que alcanza su mejor rendimiento y mejora así la inversión en estos temas.

Estos centros de hospedaje para datos logran alianzas con empresas como CA, Cisco, Oracle, SAP, Microsoft y otras grandes del software empresarial para vender licencias y ofrecer servicios "parcelados" con precios ajustados a las necesidades de cada empresa, según su tamaño y tipo de negocio. "Se prestan servicios de conectividad, pero más allá proponemos la alternativa de servicios que den valor agregado, más allá de solo pasar los datos y guardarlos", dice Jaime Alberto Peláez, de ImpSat.

Otra de las razones por las cuales muchas organizaciones optan por alquilar una suite de hotel en vez de comprar una casaquinta, es la posibilidad de acceder a actualizaciones y mejoras en los sistemas en forma expedita, al tiempo que disponen de alternativas de incremento de capacidades en forma progresiva o periódica, según las necesidades de cada organización y sus tempos hacia el mercado.

Para decidirse a crear o contratar un data center hay que tener en cuenta que la inversión en proteger y mejorar la gestión y administración de la información nunca se hace más tangible que cuando se asumen gastos por su pérdida o daño. Las contingencias son tan costosas como impredecibles.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?