| 9/26/2008 12:00:00 AM

Gobierno en línea

La relación virtual de los ciudadanos con el gobierno adquiere cada vez más relevancia. Colombia avanza en este tema, pero todavía hay que mejorar la infraestructura y el conocimiento de los procesos por parte de los colombianos.

Amediados de agosto pasado, Colombia recibió una noticia reconfortante. Según el reporte de gobierno electrónico de la Universidad de Brown, nuestro país saltó del puesto 58 que ocupaba en 2007 -entre 198 países-, al 22 para este año, en el mismo número de estados analizados.

El informe resaltó los avances que ha tenido el país en esta materia como, por ejemplo, que la totalidad de los municipios en Colombia cuenten con página web -el único en América Latina con ese cubrimiento- y que se conocen de antemano requisitos, pasos y lugares para gestionar más de 2.000 trámites en el portal de gobierno en línea.

Asimismo, servicios virtuales que hoy operan, como la verificación de la licencia de conducción, el conocimiento de las multas de tránsito, la declaración de renta y pago de impuestos, al igual que los que vienen en la agenda, como el trámite del pasado judicial ante el Das, el pasaporte electrónico o la contratación en línea, sirvieron también para avanzar en este ranking que se realiza desde 2002, y que puso a Colombia como el tercero en América Latina, detrás de Brasil y México, que ocupan los lugares 10 y 19, respectivamente.

Sin duda, la implementación de servicios a través de la red para hacer más eficiente la relación entre los ciudadanos y el Estado viene avanzando satisfactoriamente, como lo calificó María Isabel Mejía, directora de la Agenda de Conectividad y del programa Gobierno en Línea.

En este momento se inicia una nueva etapa para cumplir los cronogramas de las diferentes fases del programa que le permitan a las entidades públicas pasar solo de la información en sus páginas a una mayor interacción que conduzca, inclusive, a la definición de políticas públicas.

Sin embargo, las tareas aún no cesan. Por un lado, se requiere mejorar la infraestructura que permita obtener un mayor cubrimiento de la población y que las entidades cuenten con plataformas que agilicen la conectividad. Y, por otro -y uno de los más importantes-, facilitar el conocimiento de los procedimientos a los ciudadanos en su relación directa con los procesos virtuales.

¿Qué se busca?

La estrategia del gobierno en línea busca contribuir a la construcción de un Estado más eficiente, más transparente y participativo y que preste a los ciudadanos mejores servicios, todo bajo el aprovechamiento de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TIC.

Esto se da bajo dos entornos: uno nacional y otro internacional. En el primero se establece que la estrategia hace parte del Plan Nacional de Desarrollo, del programa de renovación de la administración pública y de la racionalización y automatización de trámites. Y el segundo se refiere a los compromisos internacionales que ha adquirido Colombia como los de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, la Declaración de Santo Domingo de la Asamblea de la OEA y la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado.

"Hay tres objetivos claros", explica Mejía. "Incrementar la eficiencia del Estado, lograr mayor participación ciudadana y prestar mejores servicios", dice. Para lograrlos, a través del Decreto 1151 de este año se establecieron cinco fases en la estrategia y los cronogramas de su cumplimiento. Las fases van desde la información en una sola vía, hasta procesos de mayor interacción entre Estado y ciudadanos (ver recuadro), como los procesos de transacción -como pagos o la obtención de bienes o servicios-, de transformación, que representa relaciones con otras entidades públicas, y de permitir que los medios electrónicos se conviertan en el canal para construir procesos y plataformas democráticas. Desde este año y hasta 2012 deben estar cumplidos los cronogramas en cada una de las fases, tanto para las entidades nacionales como para las del orden municipal y departamental.

Sin embargo, mucho antes de cumplir los plazos, varios casos demuestran los avances que se han obtenido. Por ejemplo, el Icetex permite hacer trámites completos para la obtención de un crédito de estudios, mientras que ya es posible registrar una obra artística en línea, con lo que los artistas ya no tienen que ir a Bogotá para hacer el trámite.

Dos de los ejemplos más relevantes tienen que ver con el comercio exterior y la educación. En el primero se creó la Ventanilla Única de Comercio Exterior en donde se involucra el trámite de diversas entidades públicas como el Invima o el ICA. Allí se reflejan 98 trámites de 18 entidades en un software que se encarga de pedir las autorizaciones de cada una de ellas en procesos de importación y exportación. En el segundo, el Ministerio de Educación implementó una plataforma web en la que la ciudadanía construyó, junto con el Estado, las bases del plan decenal de educación. Estos dos casos y su impacto han tenido reconocimientos internacionales como soluciones a partir de medios electrónicos.

Aunque no se han actualizado los datos de este año, para el segundo semestre de 2007, entre 50 entidades de 10 sectores, Educación y Comercio, Industria y Turismo, fueron los que registraron mayores avances en sus cumplimientos con el 63% y 59%, respectivamente.

Los retos

A pesar de los buenos resultados y de la ventana de oportunidad para democratizar la información y mejorar la interrelación con el Estado, el proceso tiene varios desafíos por delante. Por ejemplo, uno de los casos más complejos que está viviendo el país es el del Ministerio de la Protección Social con la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes, Pila. Si bien el espíritu de la medida fue unificar el pago de servicios sociales, el caos que se ha generado en los pagos de los servicios de salud, pensión y riesgos profesionales ha sido evidente para los trabajadores independientes.

"Para los independientes que tienen acceso a internet y su cuenta de ahorros o corriente, el proceso es muy eficiente. La mayor dificultad generada es que gran parte de esa población no está bancarizada y tiene que conseguir el pin para ir a pagar al banco. En Colombia, más del 70% de la población no está en el sistema financiero. Ese cambio cultural es una de las principales dificultades", dice Mejía.

De hecho, según los estudios del Ministerio de Comunicaciones, la mayor barrera la representan los ciudadanos que no saben cómo interactuar con el Estado, por encima del acceso a internet. La población reclama mayor pedagogía e información en los procesos, pues el acceso al computador se puede realizar por diferentes vías (trabajo, universidades, café internet).

"En general, se ha avanzado un poco en términos legislativos, con la ley de comercio electrónico, la firma digital y el decreto 1151, pero la reglamentación y la implementación de estas iniciativas todavía es bastante tímida. Por otro lado, se ha venido trabajando en temas macro como la infraestructura, red de alta velocidad y en temas de estandarización para trámites, pero hace falta trabajar el tema de aplicaciones y contenidos. Se supone que para este y los próximos dos años, todas las entidades del orden nacional y territorial tienen unas metas de acuerdo con las fases planteadas. El reto es generar las condiciones para que esto sea posible", explica Andrés Saldarriaga, gerente de Axesnet, empresa de tecnología.

Hay una gran coincidencia en que la mayor competencia de las empresas de telecomunicaciones por entregar mayores anchos de banda ha dinamizado el mercado y la penetración. "Pero como ciudadano haría más transacciones si me ofrecieran garantías de seguridad, no de exposiciones a virus, sino de qué van a hacer con mi información; si va a estar segura en los estamentos del Gobierno y a prueba de los hackers. Además, hay información muy atomizada y poca interrelación, lo que no permite a muchos de esos ecosistemas relacionarse entre ellos", dice Julián Cerón, estratega senior de soluciones de la multinacional de tecnología CA.

Con relación a este último punto, Mejía explica que en la agenda del gobierno en línea vienen nuevos procesos, similares a los de la Ventanilla Única de Comercio Exterior. Por ejemplo, para antes de finalizar el año entrante deben quedar listas las ventanillas únicas del Ministerio de Educación, la ambiental (para licencias ambientales en construcción y minería) y la de subsidio de vivienda rural y urbana que permita cruzar oferta y demanda. Además, la de contratación pasará de la fase de información a que se den procesos de contratación en línea y que los proveedores, con un registro, estén permanentemente informados de los procesos que se estén surtiendo. Y, no menos importante, es que las entidades públicas sigan trabajando en el proceso de racionalización de trámites. "No se puede automatizar el caos", puntualiza Mejía.

Otro factor para tener en cuenta es la historia de los líderes en los rankings y así aprovechar su aprendizaje. Por ejemplo, Brasil, desde 1997, logró que el 99% de sus ciudadanos paguen el impuesto de renta a través de internet, por medio de un canal entre el contribuyente y la Secretaría de Hacienda Federal. El ejercicio ha permitido que otras declaraciones fueran incorporadas al sistema, como las solicitudes ante el Registro Nacional de Persona Jurídica. "En Brasil están muy adelantados y ya tienen procesos de maduración. Así, el desarrollo rápido de las tecnologías nos va a permitir estar más cerca de ellos sin tener golpes en procesos, porque ya la tecnología es mucho más madura y probada", señala Cerón, de CA.

Aunque subsisten dificultades, se ha creado un ambiente favorable para el desarrollo del gobierno en línea. Sin embargo, las entidades públicas tienen que moverse más rápidamente para acercar al ciudadano al proceso -cerca del 80% de las personas no conocen qué es gobierno en línea- y para adecuarse a la convergencia tecnológica, donde la movilidad y la interactividad estén al orden del día, no solo en telecomunicaciones sino incluso en la nueva televisión digital.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?