| 4/27/2007 12:00:00 AM

En busca de la conectividad perdida

Con siete años de vida, la Agenda de Conectividad ha conseguido desarrollar muchos sitios útiles para la ciudadanía, pero con sus transformaciones perdió su objetivo principal. El país sigue sin un núcleo de pensamiento respecto a la industria tecnológica.

Decir que la implementación y desarrollo de soluciones tecnológicas en cualquier sector lo dinamiza y lo hace competitivo es, a estas alturas del siglo XXI, una verdad de cajón. Son muchos los países que muestran transformaciones impensables basándose en sectores económicos no tradicionales.
 
Irlanda y Corea del Sur se han convertido en referentes globales y obligados para hablar de transformaciones productivas y económicas radicales y rápidas: los dos con la tecnología como piñón principal de su nueva maquinaria industrial y económica, y sobre todo en tecnologías aplicadas a la información, las telecomunicaciones y la electrónica. Y si se especifica un poco más, encontramos que su eje social ha sido Internet.

Pero estas transformaciones no habrían sido posibles sin la decidida voluntad de sus Estados, de sus políticos y de sus dirigentes de turno, como el señor Myuh Oh, ex Primer Ministro Diputado, quien fue una de las personas que inició y lideró el desarrollo tecnológico y el consecuente crecimiento económico de Corea en los últimos 40 años.
 
Cabe anotar que en la década de los 50, ese país asiático y Colombia mostraban indicadores similares de pobreza, analfabetismo y eran sociedades rurales. La modernización del Estado y su consecuente renovada visión para levantar la infraestructura del país y sus pilares institucionales, son algunas de las claves que este personaje anota como importantes para haber logrado el salto cuantitativo y cualitativo de ese país.

No conformes con haber alcanzado un cambio radical, han buscado profundizarlo y hacerlo sostenible, por ello han decidido concentrarse desde 2004 en el área de las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TICs), con una estrategia conocida como la IT839, la cual debe su nombre a que se basa en servicios, infraestructuras y motores. Los coreanos esperan de esta forma alcanzar un PIB per capita de US $20.000 antes de 2011 (para conocer más al respecto visite www.andicom.org.co).

En Colombia no hemos estado al margen del interés mundial de la experiencia de los coreanos. Se ha estudiado y se ha tratado de seguir su buen ejemplo. La creación de la Agenda de Conectividad ha sido quizá la expresión más clara y decidida de la preocupación por no quedarse del tren bala de la tecnología.
 
Luego de siete años de vida, los mayores avances se han alcanzado en los temas de gobierno en línea (ver recuadro), una de las seis áreas con que fue concebida inicialmente esta agenda. Sin embargo, todavía no es muy claro qué es y para dónde va esta iniciativa.

Qué es y qué hace
El Director de Investigación y Planeación del Programa Agenda de Conectividad, Hugo Sin Triana, explica que "la Agenda de Conectividad no es una entidad; no tiene personería jurídica ni esta adscrita o vinculada a algún sector de la Administración Pública. Es una Política de Estado". Sin embargo, para muchos empresarios y empleados del estado, es una entidad que coordina planes dentro de otras entidades estatales.

Hace siete años, cuando fue creada la institución, se establecieron seis objetivos básicos para el trabajo de la Agenda: mejorar el acceso a infraestructura de conectividad, capacitación en tecnologías de la información, fomento e impulso de las empresas en línea, fomento de industria tecnológica, apoyo a la generación de contenidos y gobierno en línea.
 
Sin embrago, los cambios han sido profundos y significativos y de ese amplio margen de operación, se ha concentrado hoy en el desarrollo de una plataforma de Gobierno en Línea.

"Efectivamente, la política expedida hace casi siete años, enmarcaba sus acciones en seis estrategias para las cuales hoy diversas instituciones de varios sectores de la Administración Pública deben ejecutar acciones (...).
 
El Programa Agenda de Conectividad se encuentra actualmente en el Ministerio de Comunicaciones en virtud de lo dispuesto en el Decreto 3107 de 2003, mediante el cual se suprime el Programa Presidencial para el Desarrollo de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones, estableciéndose así mismo que las funciones asignadas a dicho programa deberían ser asumidas por el Ministerio de Comunicaciones", explica con precisión sobre tales cambios Hugo Sin.

A la par que la Agenda de Conectividad se ha concentrado en Gobierno en Línea, se creó la Comisión Intersectorial de Políticas y Gestión de la Información para la Administración Pública -Coinfo- conformada por el Vicepresidente de la República (quién la preside), el Ministro de Hacienda y Crédito Público, la Ministra de Comunicaciones, el Director del Departamento Nacional de Planeación, el Director del DANE y el Director del Departamento Administrativo de la Función Pública.
 
Coinfo tiene, entre otras funciones, la de "definir las estrategias y los programas para la producción de la información necesaria, para lograr una óptima generación de bienes y servicios públicos por parte del Estado; optimizar, mediante el uso de medios tecnológicos, la calidad, la eficiencia y la agilidad en las relaciones de la administración pública con el ciudadano, con sus proveedores, y de las entidades de la administración pública entre sí; establecer mecanismos tendientes a eliminar la duplicidad de solicitud de información o la solicitud de información innecesaria a los ciudadanos; optimizar la inversión en tecnologías de información y de comunicaciones de la administración pública; asegurar la coherencia, la coordinación y la ejecución de las políticas definidas para la estrategia Gobierno en Línea a través del programa Agenda de Conectividad."

Aunque para algunos empresarios esta estructura parece redundante porque consideran que se tienen dos equipos haciendo lo mismo, Sin Triana indica que "con el fin de focalizar esfuerzos y racionalizar recursos, el Programa Agenda de Conectividad se centró en proyectos estratégicos de impacto, que no necesariamente arrojan resultados de corto plazo, mas sí permiten consolidar unas bases para la incorporación de las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TICs) en la sociedad colombiana".

Sin embargo, el consultor Juan Fernando Aguilar, piensa que esta serie de transformaciones y cambios le han quitado credibilidad y alcance al programa. "Es un golpe psicológico, pues se transformó de una idea central y estratégica con respaldo del Presidente, a un programa más de un ministerio. No es lo mismo que el capitán del barco respalde las órdenes de un plan que él ayudo a establecer, y entonces todos los oficiales acaten tal plan y se encaminen a este, que convertirse en una idea de un oficial que quiere hacerla seguir por el resto de unidades. Así no es fácil tomar el mismo rumbo", explica Aguilar.

María Isabel Mejía, la nueva directora de la Agenda de Conectividad, recibe una entidad con proyectos muy bien trazados e importantes logros como la puesta a andar de la Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada (Renata) y los sitios de atención en línea, pero con la necesidad aún de darle un poco más de claridad a su labor en la búsqueda de una industria de TICs en Colombia.
 
Más allá de ella, le queda al gobierno establecer dónde se generan y administran las ideas para que la tecnología tenga prioridad en la estrategia competitiva y de desarrollo del país, con un plan claro y único. Es un buen momento ahora, cuando se anuncia la próxima creación de un Ministerio de las TICs, con varios de los mismos objetivos con los que hace siete años nació la Agenda.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?