| 5/28/2010 12:00:00 AM

El servidor es el usuario

Gracias a la virtualización de escritorios, los usuarios pueden acceder a los computadores de las oficinas, a través de cualquier dispositivo y lugar, de forma segura. El servidor ahora administra las aplicaciones y los datos de cada persona.

Al menos 72% de los computadores corporativos de todo el mundo serán portátiles en 2014, pronostica la empresa de tecnología Citrix. Además de mostrar cómo la movilidad se dirige hacia su consolidación definitiva, esta tendencia indica que las compañías deben encontrar nuevas tecnologías más flexibles para su operación que, además, les permitan asegurar y administrar toda su información.

Con este panorama surge la virtualización de escritorios, una tecnología que a grandes rasgos permite emular varios computadores en un solo equipo, a través de aplicaciones llamadas 'máquinas virtuales'. En otras palabras, un empleado puede tener dos equipos diferentes en el mismo computador: uno para su vida diaria, en el que tiene instalados programas de entretenimiento y, otro, con las herramientas de su oficina.

Ahora bien, el concepto ha evolucionado en los últimos años y, gracias a empresas como Citrix o VMWare, las organizaciones pueden administrar y compartir 'máquinas virtuales' que están centralizadas en sus servidores empresariales. A pesar de que utilizan los mismos recursos, los usuarios personalizan y modifican sus propios equipos, de acuerdo con sus necesidades específicas.

En otras palabras, aunque los colaboradores estén separados geográficamente, solo deben conectarse a una red privada virtual -a través de internet- para acceder al mismo equipo que tienen en su puesto de trabajo, con los mismos datos y aplicaciones de su disco duro.

"Imaginen un hospital donde los médicos estén equipados con iPads o equipos tipo tablet, con los cuales acceden rápidamente a las historias clínicas de la base de datos del hospital o para tener información en tiempo real del resultado de los exámenes de uno de sus pacientes, como si estuviera sentado en su propia oficina", comentó Mark Templeton, presidente de Citrix, durante Synergy, uno de los eventos más importantes de virtualización en el mundo.

La utilización de estas herramientas representa una reducción en costos, en renovación de hardware y en adquisición de licencias de aplicaciones: los empleados requieren de equipos muy simples pues el procesamiento lo realiza en el servidor a través de la red privada. "Reducir costos no quiere decir que las empresas deban eliminar sus inversiones en tecnología. Ante todo, la virtualización de escritorios demanda una preparación previa en infraestructura de servidores y en las conexiones de la organización", dijo Fernando Campo, vicepresidente para América de Citrix.

Más importante aún, al centralizar toda la información del negocio, las compañías pueden administrar más acertadamente los privilegios de cada usuario. Entonces, la persona recibe exactamente las aplicaciones y archivos que necesita para realizar sus labores, al tiempo que la organización garantiza la seguridad de sus datos.

"La virtualización de escritorios es una forma de simplificar la infraestructura y reducir costos, al tiempo que se incrementa la seguridad, pues los datos nunca dejan el centro de datos. No importa si la persona tiene un portátil y lo lleva a todas partes, la información siempre está en la empresa, que puede implementar las mejores prácticas para garantizar su integridad", dijo Kurt Roemer, director de estrategia de seguridad de Citrix.

Otra ventaja de esta tecnología es la reducción de conflictos entre los programas de software, pues los usuarios acceden a estas herramientas a través de aplicaciones web o los navegadores de internet, sin tener que instalar componentes en sus equipos. Esto también reduce la necesidad de disponer de discos duros para almacenar programas o datos.

Nueva clase de equipos

Los usuarios de virtualización de escritorios no requieren grandes capacidades técnicas para utilizar sus aplicaciones, incluso aquellas de alta exigencia gráfica. Esta característica ha impulsado a la creación de equipos llamados 'clientes delgados', que eliminan muchos componentes de los PC tradicionales para aprovechar el procesamiento y cómputo que realizan los servidores. Como estos sencillos dispositivos no requieren de discos duros o de memoria RAM para funcionar, suelen tener un costo mucho menor que los equipos tradicionales.

De hecho, Wyse Technology presentó en Synergy unos equipos (Wyse Xenith) que ni siquiera necesitan un sistema operativo, como Windows 7 o MacOS X, para que los empleados utilicen programas virtualizados. Entonces, no requieren de configuración inicial, no permiten la entrada de virus informáticos y tienen un tiempo de encendido más veloz.

"La virtualización de escritorios y la computación en la nube convertirán al modelo de hardware de los computadores actuales en algo obsoleto. Con la presentación de nuestro cliente queremos entregar los beneficios de la computación virtual sin las limitaciones asociadas a los computadores personales", dijo Tarkan Maner, presidente de Wyse, en la presentación de los equipos.

Empresas como Hewlett-Packard y Dell ya anunciaron equipos similares, que sean simples 'ventanas' hacia los servidores que operan la solución de virtualización.

A pesar de sus ventajas, la virtualización de escritorios debe superar varios retos antes de consolidarse, los cuales comienzan con la mentalidad de empleados y empleadores con respecto a que las organizaciones requieren equipos sofisticados para progresar. "Este inconveniente se soluciona por inercia. A medida que más organizaciones lo usen y demuestren sus ventajas, las otras se irán sumando", comentó Templeton, de Citrix, a Dinero.

El segundo gran reto está en la misma tecnología que, según el ejecutivo, aún tiene mucho espacio para mejorar y para crear herramientas virtuales que sean cada vez más especializadas..

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?