| 11/9/2007 12:00:00 AM

Cambio de cancha

Para el próximo año el Estado y sus entidades serán los protagonistas de los avances en el mercado de las telecomunicaciones. Los operadores ya hicieron sus movidas y ahora están expectantes.

El año pasado anticipamos que este 2007 sería un año de tormenta para el mercado de las telecomunicaciones. Las inversiones, compras y ofertas lo corroboraron. Entró Millicom con su marca Tigo, los movimientos de Telmex que centró sus acciones en la televisión por suscripción para impulsar sus productos de telefonía y banda ancha.
 
 La puesta en marcha de los planes de empaquetamiento de Telefónica Telecom, que tiene como bastión la base de usuarios de telefonía fija en todo el país, y que se decidió por la televisión satelital como arma de enganche; la parquedad aterradora de ETB que se la ha jugado con un empaquetamiento parcial con DirecTV, pero que insiste en convencer con que triunfará con la televisión IP, mientras que pierde terreno y se distingue por su deslucido servicio al cliente. Une sale a la arena con el legado de Orbitel y trata de captar público más allá de las fronteras paisas, logrando mostrar un perfil ambicioso e innovador colocándose al frente de los pilotos de WiMax comercial y TvIP.

Comcel y MoviStar han respondido durante este año al desafío de Tigo con planes cada vez más económicos, y han querido conquistar el nicho empresarial con su portafolio de datos, que ampliaron para llegar al usuario individual. Un buen inicio, pero tibio aún por los precios y el bajo consumo de datos a través de los dispositivos móviles. En eso se trabaja para este final de año. Por parte de los fabricantes de los teléfonos como Nokia, Samsung y Motorola, se la jugaron por ampliar la oferta de equipos multimedia y de gama alta, lo que sienta las bases para que la demanda de teléfonos inteligentes (smartphones) crezca y con ellos el consumo de contenidos web a través de la red celular, por lo que las marcas Palm y Blackberry se han disparado.

Detrás de tanto movimiento, una razón tecnológica marcó el año: la convergencia fue la protagonista tras bastidores. La respuesta meramente comercial a este principio técnico es el empaquetamiento de televisión, internet y telefonía fija como un solo producto a través de la factura, y fue a lo que le apostaron la mayoría de los operadores. Solo uno, Telmex, comprando TVCable, le apostó a llevar servicios triple play por un solo canal, el cable. La convergencia impulsó la competencia y la penetración de servicios y es la que puede determinar el alcance de las estrategias de las empresa. En la telefonía móvil hasta ahora empieza la lucha en este terreno.

Quizá dos indicadores de la tormenta que predijimos y se ha evidenciado son, por un lado, los números de abonados a internet y el crecimiento de la banda ancha en el país, y por el otro, el sostenido crecimiento de los usuarios de telefonía móvil. Respecto a los usuarios de internet en Colombia, la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones, CRT, dice que presentaron un crecimiento del 50,6% al cierre del primer semestre de 2007, rebasando los diez millones y escalando la penetración al 23%, todo comparado con los datos al cierre de 2006, cuando se contaron 6,7 millones de internautas.
 
La dinámica del mercado y las movidas de los operadores se reflejan, sobre todo, en un aumento de un 28,6% de los suscriptores, que llegaron a 1,14 millones, cuando a diciembre pasado se contaban 887.784. El informe de la CRT muestra que los accesos inalámbricos con tecnología WiMax llegaron a 42.740, un aumento del 84,4% frente al último semestre de 2006.

Respecto a la telefonía celular, la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, anunció hace un par de semanas que los suscriptores aumentaron un 3,17% en el tercer trimestre de este año, comparado con el número reportado al cierre de junio pasado, con lo que se contabilizaron 29,45 millones de abonados activos a este servicio, frente a los 28,54 millones a finales del segundo trimestre; en tanto la penetración en el país llegó al 68,7%.

En 2008 los vientos del sector soplarán fuerte otra vez, pero serán las determinaciones estatales las que armarán agenda, así quedó claro en el Congreso Nacional y Andino de Telecomunicaciones, Andicom 2007, donde Dinero pudo hablar con los protagonistas del próximo año.

Cuentas claras
El primer indicio de quién marcara el paso lo ha dado ya Lorenzo Villegas de la CRT. Hace pocas semanas el regulador les indicó a los operadores de todos los tipos que los cambios en la forma de la oferta no son opcionales y que esa entidad no es una observador pasivo. La CRT determinó que ningún servicio de internet que transmita menos de 512K por segundo, puede ser vendido como banda ancha. "Es un primer pronunciamiento con el que buscamos mejorar el perfil de servicios que compran los colombianos. De la misma forma esperamos que sea un punto de referencia que pueda hacer moderar las tarifas y masificar aún más la conectividad", explica Villegas.

Si bien la CRT no tiene aún herramientas para que sus determinaciones sean obligatorias —no puede aplicar sanciones—, sus luces marcarán lo que es lícito en el mercado, al mismo tiempo que ya sirve de base para construir leyes y tomar medidas por parte de otros entes como el Congreso, el Ministerio de Comunicaciones y la SIC.

Villegas afirmó que trabajan en hacer que las operadoras celulares, deben traspasar los minutos no consumidos en un mes al siguiente para todo tipo de usuario. "Tenemos en la lista abordar temas como los cargos de interconexión, buscando claramente una disminución de estos y que toquen a los usuarios. Otros aspectos son los mercados relevantes, la desagregación de redes, régimen de competencia y redes, y más adelante (en no más de ocho meses) estudiar las implicaciones y posibilidades de tener portabilidad", anunció Villegas.

Aunque parezca un pequeño paso para los consumidores, realmente es un gran paso para la regulación efectiva y realista del mercado en función de ellos, pues se tocan puntos sensibles de precio, tipo y calidad de los servicios. Por ejemplo, respecto a los costos de interconexión, el principal proveedor de servicios a través de su cable Arcos, prevé que no deban alterar los costos de última milla. "Los costos en realidad aumentan o disminuyen para un transportador o un operador de acuerdo con la demanda agregada. Así que la conectividad que ofrecemos cuesta más o menos, para un país, dependiendo de las economías de escala que pueda sostener. Así que es posible que una suma de medidas siga aumentando el número de usuarios y con ello disminuyan los costos para toda la cadena", explicó Paul Scott, presidente de Columbus Networks.

No hay tercero malo
En el marco de Andicom, la Comisión Nacional de Televisión (Cntv) anunció sus planes para el próximo año, y los argumentos que sustentan la determinación de que, efectivamente, hay espacio para un tercer canal.

Según Ricardo Galán, director de la Cntv, se exploró la capacidad del mercado para tener un jugador más; el estudio lo hizo la firma Equity Investment. Al momento de la adjudicación de las licencias para RCN y Caracol, el valor cobrado por concesión, US$95 millones, correspondía a una participación de mercado del 35% cada uno. Pero según los reportes de Asomedios, para 2005 ya eran del 90% entre los dos operadores. Lo que, entre otros aspectos, determina un tamaño de mercado suficiente para otra operación. De otro lado, se analizaron también los costos de las nuevas concesiones de acuerdo a si son dos o tres jugadores en el mercado, en un escenario análogo y uno análogo-digital, de transición.

En el primer escenario, con dos jugadores y análogo, cada uno de los operadores actuales debería desembolsar $122.000 millones, y en el de transición pagarían $117.000 millones. En tanto que, con un tercer jugador, cada uno de los canales tradicionales pagará $68.500 millones, y el tercero, $24.000 millones, todos en un escenario analógico. Entretanto, en uno de transición, los costos de licencia pasarían a $62.500 millones y $11.000 respectivamente. Esto, en un mercado cuya base de cálculo es de 15.000 habitantes, es decir una operación de costo promedio. Las inversiones de una transición se calculan en US$11,54 millones por canal tradicional, mientras que el nuevo jugador deberá enfrentar un mercado concentrado, mayores inversiones para levantar su red nacional y con una posibilidad de mercado del 11% en el primer año de operación.

Tales cifras y estudios son preliminares, pero entre marzo y junio del próximo año ya deberían estar abiertas las licitaciones y la adjudicación de las tres licencias. "Tenemos hasta el momento cuatro interesados, con la posibilidad de que antes de terminar este año tengamos un quinto. Nuestras decisiones tendrán como centro a los televidentes y el sostenimiento de la televisión pública. Ninguno de los operadores actuales está obligado a renovar si no le parecen favorables los términos que proponemos, pueden devolver su licencia si no les parece un escenario rentable el que proponemos", fueron los puntos que, en resumen, afiló el comisionado Galán.

Para redondear su idea, el negocio de los canales de televisión estará ajustado a la tecnología de televisión digital que se escoja para el país; por lo cual, antes del segundo semestre del próximo año, será indispensable tener claridad sobre cuál de los estándares será sembrado en el país. En las evaluaciones que citó el comisionado se destaca que el sistema europeo hace énfasis en multicanal por banda de frecuencia y tiene un componente secundario de movilidad, el japonés da importancia a la televisión móvil ante todo, mientras los estadounidenses prefieren la alta definición y planean agregar movilidad a su estándar.

Es grande el caudal de negocios que el Estado determinará el próximo año. Ya se están pisando muchos callos y muchos empresarios saltarán de la silla. De hecho, ya Comcel dejó en veremos el despliegue total de su red de última generación, pues "debe estudiar los costos de ciertos movimientos para acatar resoluciones que afectan el mercado". Pero lo que cuenta es que en 2008 podría convertirse en el año del usuario colombiano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?