| 7/7/2006 12:00:00 AM

A competir por el desarrollo tecnológico

Para Orlando Ayala, el colombiano que ocupa uno de los cargos más altos en Microsoft, no se puede tener productividad sin educación. Entrevista.

Terminó una presentación ante una audiencia de cientos de personas en Bogotá, luego estuvo en un almuerzo de negocios y ahora está listo para la entrevista de Dinero. Amable y lleno de energía, el vicepresidente para Mediana Empresa de Microsoft, Orlando Ayala explica en qué estamos cerca y en qué estamos lejos de las empresas de los países desarrollados y qué tanto le falta a Colombia para estar a la vanguardia del uso de las tecnologías de información.

La buena noticia es que la brecha entre las empresas colombianas grandes y otras en el mundo no es tan amplia como se podría creer. No obstante, la diferencia entre Colombia y otras naciones del mundo en adopción de tecnologías de información es grande, a pesar de programas como el de Computadores para Educar y Computadores para Todos, que pretenden universalizar el uso de estos aparatos para la educación en escuelas de estratos bajos, para llegar en 2011 al millón de equipos instalados.

¿Cómo puede explicar el rezago de Colombia frente al resto del mundo?

Hay que verlo en diferentes contextos. Es importante el programa del gobierno, pero tenemos que ir más allá de una agenda de competitividad a una de productividad. Si no se pone a Colombia en el contexto internacional, ¿cómo va a competir con países similares o con países más avanzados? En ese sentido, hay varios ángulos de análisis: primero, la penetración de internet en Colombia, comparada con la de otros países similares y avanzados. En nuestro país se habla de cerca de 15% de penetración cuando en Estados Unidos está por encima del 60%. Mientras no haya acceso a internet, se pierde la posibilidad de contactar cadenas productivas y la posibilidad de conectar otros mercados globales. El segundo ángulo es el sistema de educación. Aunque Colombia tenga algunas cosas para mostrar, la producción de ingenieros que genera el país está muy por debajo del escalafón de 102 países, en el puesto 75. Creo que lo que ha ocurrido en países como Estados Unidos es que se ha invertido mucho en educación, en especial en educación que va más allá y llega a la tecnología, donde hay rezago.

¿Es posible cerrar la brecha? ¿Por qué elegir educación y no, por ejemplo, productividad?

No puedes tener productividad sin educación, esa es la premisa. El país tiene que entender la importancia del presupuesto de educación. Un claro ejemplo es el caso de Corea, que hace 20 años estaba en el mismo nivel de Colombia. Hoy la brecha que tiene es menor y se ha abierto como un país competitivo.

En Colombia, el gobierno estableció esencialmente una estrategia en inversión sostenida arrancando por la base. En programas como Computadores para Educar y Computadores para Todos, las escuelas que están ahí, están penetrando realmente, lo han logrado llevar y lo han amarrado no solamente a entregar el computador sino también a un programa, con el Sena y otros que dan también asesoría sostenida a la escuela. Lo interesante de este programa es que lo están extendiendo y le da un modelo de soporte a la comunidad, mediante sistemas con soporte para que el computador siga funcionando. Este modelo tiene características que a largo plazo pueden ser muy importantes en el futuro del país. No estoy diciendo que erradiquen el problema completamente.



De acuerdo con Nicholas Negroponte, una forma de disminuir la brecha tecnológica es manejar de manera dual el costo de las licencias dependiendo de la capacidad adquisitiva, y el otro punto son los derechos intelectuales como limitantes en las nuevas creaciones…

Hemos estado avanzando con Negroponte en el Massachusetts Institute of Technology —MIT—, en dos conceptos: primero el crédito que hay que darle a Negroponte es que ha elevado la urgencia del acceso máximo de recursos de cómputo. Ahora el punto es la ejecución. Por ejemplo, el computador ya no es uno de US$100. Negroponte ha reconocido que va a salir a US$140. Segundo, en la filosofía estamos completamente de acuerdo; en la ejecución creo que tiene que moverse de ser un hombre académico a ser un hombre de negocios.

La creación de Microsoft, de Google o de Apple no tuvo relación con el gobierno. No hizo una inversión directa para que se crearan estas empresas. Lo que creó fue un ambiente propicio para la generación de nuevas ideas. En términos concretos, es sostenibilidad a largo plazo. Este sería el punto más importante. Dos puntos con los que estamos de acuerdo son la masificación del acceso de la niñez a los computadores y a la metodología de educación. El método tradicional de un profesor con estudiantes tiene un valor muy bueno, pero también estoy de acuerdo si le entregas a un niño algo con lo que pueda experimentar por sí mismo. La forma no es ni la una ni la otra, es combinar los dos modelos.

¿La tecnología necesariamente acaba la pobreza?

No. Es un habilitador. Ninguna invención del ser humano ha sido diseñada como solución; es realmente un potencial. Una familia de estrato 1, 2 ó 3 no se mueve automáticamente en la pirámide económica por el hecho de adquirir un computador. El computador simplemente genera el ambiente apropiado de creatividad para crear oportunidades y escenarios de movimiento por la pirámide económica. Esta es la importancia de los programas que estamos haciendo en Colombia.

¿Cómo se puede comparar la opción de tecnología de las pyme colombianas con la de otros países?

Tendríamos que hacer un análisis desde varios ángulos, el primero es el de los países en desarrollo. Después de haber visto microempresas en todas partes del mundo, incluido Estados Unidos, el desarrollo está altamente relacionado con dos cosas: la penetración de conectividades importantes y la disponibilidad de crédito, no es que sean diferentes. Las necesidades son las mismas. Todos quieren tener más clientes y más tiempo para su familia, porque viven más ocupados. Importan la política, el crédito y el ambiente. Por eso, la clave de las economías modernas es habilitar la parte de productividad, como lo ha hecho Estados Unidos de manera consecuente en la aplicación de tecnologías, con la conexión de las cadenas de valor. No es que Colombia sea única. Es el ambiente que ha creado con unas características, porque las necesidades son exactamente las mismas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?