| 5/18/1998 12:00:00 AM

Vuele alto, Enrique

Enrique Peñalosa, el alcalde mayor de Bogotá, es un buen ejemplo de lo que puede hacer la descentralización combinada con un ejecutivo honesto y capaz y que, además, selecciona con independencia a sus colaboradores entre la mejor gente. La vía libre obtenida para decisiones de fondo, como la financiación del Metro y la venta de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, y el nuevo ambiente de colaboración que se siente en el Concejo, son el iceberg de una administración que comienza a hacer historia. ¡Buen impulso y buen ejemplo!
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?