| 2/18/1998 12:00:00 AM

Semáforo

Para que los beneficios de la globalización se consoliden y lleguen a la población debe desarrollarse una política activa de promoción de la competencia. La Superintendencia de Industria y Comercio cuenta con instrumentos legales, pero los ministros no los han querido poner en marcha y está hoy muy debilitada. Hay vacíos de regulación y de control de competencia, además, en los sectores financieros y de servicios públicos. La promoción del sector privado mediante la competencia debe estar más alto en la agenda de este viejo gobierno y también en la del nuevo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?