| 2/18/1998 12:00:00 AM

Semáforo

Las reglas de juego en el sector eléctrico comienzan a atentar contra su expansión. La comisión de regulación, cuando más se necesita su liderazgo, está politizada y debilitada. El Congreso, con la anuencia del gobierno, pone impuestos absurdos y presiona cambios en condiciones de operación que benefician a unas pocas empresas. Y el gobierno no se decide por un racionamiento responsable. Con el 45% de la generación en manos privadas, no se puede seguir con una regulación stalinista, sino optar por un uso inteligente del mercado para promover la competencia y la defensa del consumidor.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?