| 6/16/1998 12:00:00 AM

Pilas con la Caja Agraria

Desde hace muchos años, la Caja Agraria dejó de ser un dechado de virtudes. Ningún gobierno ha sido capaz de meterle seriamente el hombro para corregir su rumbo. Pero éste si se la ferió y la ha dejado en una crisis sin precedentes. En verdad, los pañitos de agua tibia que le ha puesto en las últimas semanas dan grima. Si para emprender la reforma o disolución de esta institución la creciente pobreza campesina no ha sido suficiente aliciente, ¿no será que la vulnerabilidad que le impone al sistema financiero en la difícil coyuntura actual hace inevitable su liquidación?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?