| 6/23/2006 12:00:00 AM

¿Peor el remedio que la enfermedad?

La reforma a la Ley 80 de Contratación Pública, que pasará a la Cámara de Representantes el próximo semestre, ha dirigido gran parte de sus esfuerzos a ampliar o mantener las exclusiones y excepciones de esta reglamentación. La transparencia para evitar que la corrupción se adueñe del dinero público es vital en los procesos de contratación. Pero si hay esguinces en la ley, de nada servirá su transformación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?