| 8/1/2008 12:00:00 AM

Pare. Desechos hospitalarios

Provenientes de entidades de salud de Medellín, más de diez toneladas de desechos hospitalarios inundaron las calles y barrios de las zonas más deprimidas de Barranquilla, donde los niños jugaban con jeringas, catéteres y otros elementos de uso clínico ya utilizados. Aunque hasta el momento no se han producido contagios con el contacto de esos residuos, el hecho generó la protesta barranquillera y las alarmas se encendieron para verificar cuál es el destino de los desechos hospitalarios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?