| 5/9/2012 6:00:00 PM

PARE. Alerta máxima


La salud sigue siendo el coto de caza de los corruptos. Así queda demostrado tras la denuncia por despilfarro de recursos en el Hospital Meissen en Bogotá, que ya se gastó 72% del presupuesto de este año en vinos, filetes de merluza, quesos amarillos y gasolina para más vehículos de los que tiene. El procurador Alejandro Ordóñez debe poner la lupa a estas denuncias para evitar otra vena rota.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?