| 7/18/2012 7:00:00 PM

PARE. Aguas turbulentas

No cesan los cuestionamientos contra el Acueducto de Bogotá y en particular contra su gerente, Diego Bravo. Además de la controvertida decisión de frenar la venta de agua en bloque, –que afecta a empresarios y ciudadanos–, las nuevas denuncias sobre un presunto ‘roscograma’ y el aumento del sueldo del gerente de 25% a solo seis meses de su gestión, enredan a un funcionario cuyas actuaciones deberían estar a toda prueba.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?