| 4/9/1999 12:00:00 AM

La seriedad del Contralor

Carlos Ossa está descrestando con la seriedad de sus informes económicos. La evaluación del Plan de Desarrollo que acaba de presentar es profunda, relevante y toca puntos críticos del Plan que nadie se había atrevido a hacer. Sugiere que el Plan está desfinanciado y que su ejecución podría generar un déficit para el gobierno central no menor al 3% del PIB, 3 veces mayor al planteado por el gobierno. Y que sin romper el círculo vicioso de altas tasas de interés, gasto público improductivo e incertidumbre cambiaria no podrá reactivarse la economía. Qué bueno que el Congreso que lo nombró lo tomara en serio. O el gobierno...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?