| 5/7/1999 12:00:00 AM

El acierto de la regla de cuatro

La decisión de Fogafin de abrir una línea de saneamiento patrimonial para la banca privada sigue una regla clásica: del valor de los activos improductivos por lo general la mitad es difícil de recuperar, y de este valor el gobierno casi siempre ayuda con la mitad. La línea establecida, por un monto de casi $2 billones, concuerda con esta experiencia internacional. Tiene, además, aunque a muchos banqueros les talle, un diseño excelente que facilitará sin dudas la superación de la crisis financiera. Buena ésa por la decisión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?