| 7/16/1999 12:00:00 AM

2000 para el 2000

La Junta del Emisor no puede seguir a la zaga de los acontecimientos. Con decisiones correctas hace meses, sin presiones del mercado, se habría ahorrado cientos de millones de dólares en defensa de una banda fútil. Reaccionar ahora con mayores tasas de interés sería torpe, contraería la economía y aumentaría la inestabilidad cambiaria. Con mayor flexibilidad, en cambio, el dólar podría subir en semanas a $2.200, pero podría estabilizarse en $2.000 durante todo el año 2000. Con tasas de interés e inflación verdaderamente bajas y recuperación económica en serio, ésta sería la mejor opción de política.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?