| 7/21/2016 12:00:00 AM

¿Por qué es fundamental la educación financiera para el sector asegurador?

La penetración del seguro viene mejorando, en parte por los avances en educación financiera. Hay que mantener este esfuerzo.

Uno de los mayores desafíos frente al crecimiento del sector asegurador tiene que ver con la educación financiera. Los contratos difíciles de entender, el desconocimiento de los clientes del producto que adquieren y la letra menuda que incita a casos de cláusulas y prácticas abusivas son algunas de las situaciones que se presentan.

La Superintendencia Financiera expidió recientemente su Circular Interna 018 de 2016 en la que identificó 54 cláusulas y 54 prácticas que se califican como abusivas, al revisar los contratos que los clientes firman con las entidades vigiladas. Esta revisión recayó sobre los establecimientos de crédito y se amplió a los productos y servicios de las compañías de seguros, “dada la reciente dinámica que ha tenido esta industria en el proceso de inclusión financiera”, señaló la entidad. Según datos de Fasecolda, la penetración del seguro en Colombia (participación de este sector como porcentaje del PIB) pasó de 2,5% en 2014 a 2,7% en 2015; ese año las primas representaron 1,9% del producto interno nacional. En cuanto al consumo per cápita de seguros, este se incrementó en 11,7% entre 2014 y 2015, al pasar de $399.000 a $446.000. Frente a otras economías de América Latina, estamos por debajo de Chile, donde la penetración del seguro llega a 4,7%, pero mejor que en Uruguay (2,3%), México (2,2%) y Perú (1,9%).

La cruzada

No es sencillo que los ciudadanos tengan una buena educación financiera y aunque las empresas reconocen que se ha venido avanzando, hay camino por recorrer.

Juan David Escobar, presidente de Seguros Sura, afirma que para reforzar la industria es importante fortalecer la educación financiera y lograr que el aseguramiento sea más simple en términos de lenguaje, canales y comprensión.

“En particular se ha avanzado en una regulación que le permite ser más competitiva, desarrollar productos inclusivos que respondan a las nuevas realidades y que posibilitan a las organizaciones reducir los riesgos derivados de su operación. Por ejemplo, corresponsales no bancarios para seguros”, agrega Escobar.

Para Delima Marsh, corredores de seguros, falta un largo camino por recorrer. Ana Patricia Giraldo, líder de negocio de la firma, considera que no basta con explicarle bien al ciudadano de a pie los beneficios y coberturas que tiene el contrato del seguro que vaya a adquirir. El trabajo debe estar más enfocado en la sensibilización en torno a los beneficios de contar con la protección adecuada de cara a eventos que lo afectan como persona y que impactan a su familia, su patrimonio o ingreso.

“El mercado asegurador debe hacer esfuerzos importantes por simplificar los clausulados de las pólizas, facilitar los procesos de suscripción y agilizar el trámite de siniestros. También es muy importante generar confianza y mejorar la percepción alrededor del pago efectivo de siniestros y lo que comúnmente se ha llamado la letra menuda”, puntualiza.

Prácticas abusivas

Se han detectado estas prácticas relacionadas al sector de seguros:

No reintegrar al tomador de un seguro la prima no devengada cuando se decide revocar un seguro. Por ejemplo, cuando el propietario de un vehículo toma un seguro todo riesgo de $1,2 millones con una vigencia de un año y al sexto mes decide vender el auto y terminar la póliza. En ese caso, la aseguradora debe devolver el dinero pagado del seguro que no se usó. Exigir documentos irrelevantes para realizar la correspondiente indemnización. Revisar las condiciones de asegurabilidad al momento del siniestro.

Para saber, cuánto dinero debe aportar para asegurar su estilo de vida, le recomendamos la siguiente herramienta:

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?