| 2/16/2007 12:00:00 AM

Un valor agregado para la sociedad

El 10% de los colombianos tiene algún tipo de discapacidad. De estos 4.000.000 de habitantes, el 67,5% puede trabajar. Tanto intermediarios como empresas están demostrando que tener a estas personas laboralmente activas es un beneficio para el país.

Aunque en Colombia hay 2.700.000 de personas con discapacidad que pueden trabajar, solo el 13% lo hace y de ese porcentaje, el 84% recibe menos de un salario mínimo mensual. Las cifras del Dane son preocupantes, porque no solo muestran la falta de oportunidades que enfrentan las personas que tienen lesiones físicas de gravedad, sino porque la economía está perdiendo una fuerza de trabajo que, cuando se le da la oportunidad, demuestra sus altos niveles de productividad.

Si bien este problema lleva décadas, en los últimos 3 años se ha gestado un movimiento empresarial que tímidamente le está abriendo posibilidades de desarrrollo a esta población. Por una parte, hay empresas y fundaciones dedicadas a hacer el puente entre personas con discapacidad y compañías y, por otro, hay reconocidas firmas que están contratando a este personal. Top Management, la fundación Arcángel, el centro comercial la Gran Estación, la compañía de vigilancia Alfa Seguridad, Microsoft con la Fundación Trust for the Americas, Carrefour y Siemens ya están trabajando en el tema, y otras tienen proyectos para contratar personas con discapacidad, como Vivero, Arturo Calle, Cine Colombia, IBM, Alkosto y Schneider Electric de Colombia.

El puente

Desde 2004, Workpoint, división de Top Management, trabaja para potenciar la calidad de empleo de las personas con discapacidad. En 2008, esta empresa vinculará laboralmente a 100 personas en Bogotá, con el reto de poder hacerlo en todo el país. En 2020, la idea es llegar a 200.000 beneficiados e indirectamente a 2 millones de personas. Para esto, se hace énfasis en la sensibilización de empresarios sobre las aptitudes y fortalezas de las personas con discapacidad, promoviendo de esta forma su integración laboral. Al mismo tiempo, se fomenta la independencia socioeconómica de estas personas al crear posibilidades de empleo, acceso a nuevas tecnologías, formación y capacitación. Además, se creará una base de datos de estas personas que estén desarrollando una actividad profesional y sean susceptibles de mejorarla. También se realizarán entrevistas y se seleccionará a universitarios o personas que estén cursando estudios superiores.

Pero no solo el sector privado hace parte de esta causa. La fundación Arcángel, liderada por Juan Pablo Salazar, también lo está haciendo. Para esto creó el Programa de Integración Laboral Arcángeles, PILA, que busca acabar con el problema desde dos frentes. El primero, generando conciencia entre los empresarios y haciéndolos entender que si contratan a personas con discapacidad, no es un favor para ellos, sino un valor agregado para la empresa. Como no todo el mundo nace para ser empleado, se trabajó también en el frente de las personas que quieren hacer empresa. El programa piloto se hizo en Casanare, porque este departamento ya tenía organizadas a las personas con discapacidad, es decir, sabía dónde estaban, qué discapacidad tenían y qué podían hacer. Con capital semilla de la alcaldía se hizo un diplomado empresarial para 60 personas, que incluye a quienes tienen alguna discapacidad y aquellas que deben responder por las personas que la tienen. Cuando la persona termina el curso, se le brinda una asesoría de 8 meses para asegurar que invierta bien el dinero, y se hace un seguimiento directo al proyecto. La idea es copiar este plan piloto en todo el país. En marzo, la fundación lanzará la campaña 'Busque un problema en su empresa y nosotros le encontramos el discapacitado que lo solucione'. Para lograrlo, se inaugurará en marzo un call center al que todas las personas que tienen alguna discapacidad pueden llamar. La idea es crear una base de datos y de esta forma ser un puente entre las empresas y el discapacitado. Además, se está trabajando en la certificación del sello amigable arcángeles, algo similar a la ISO9000, que busca certificar aquellas empresas y lugares en donde una persona con discapacidad se puede desplazar. Este proyecto está en proceso, porque el INVIMA debe aprobar a la fundación como certificador.

Generadores de empleo

Esta labor no sería completa, si las empresas no generaran empleo. Uno de los programas piloto más exitosos fue el del centro comercial la Gran Estación y la compañía de vigilancia Alfa Seguridad, de la mano de la Fundación Arcángel, que contrataron 24 personas con discapacidad para trabajar en el área de vigilancia. Como los resultados fueron positivos, empresas como Vivero, Arturo Calle, Cine Colombia y algunos restaurantes se pusieron en contacto con la fundación y ya han contratado a personas con discapacidad o están en proceso de hacerlo.

Otro proyecto pionero es el de Microsoft y la Fundación Trust for the Americas, organismo sin ánimo de lucro de la OEA, con el Programa de Oportunidades para el empleo a través de la Tecnología en las Américas, POETA. Así, se crearon centros de capacitación equipados con el sistema operativo Microsoft, el cual puede adaptarse a las necesidades visuales, motoras, auditivas, lingüísticas y de aprendizaje de cada individuo, ya sea que tenga una discapacidad visual, auditiva, física o motora. Hay un centro en Cartagena, 4 en Bogotá y pronto se abrirá otro en Medellín. En total, 1.500 personas se benefician de estos centros cada año y la idea es que todas ellas puedan obtener un trabajo después de capacitarse en el centro.

Por su parte, Carrefour es el mayor contratante de sordomudos en Colombia y ha capacitado a sus empleados en el lenguaje de señas. Además, modificó las instalaciones de las tiendas para generar una óptima movilidad para aquellas personas con discapacidad física. Al mismo tiempo, busca vincular a estos empleados como un trabajador común y corriente al que se le dan las mismas oportunidades que a cualquier otro. Estas personas también participan en las maratones y semanas culturales que organiza la compañía. El año pasado, 150 personas con discapacidad trabajaban en Carrefour. Este año, la meta es abrir 10 tiendas más y tener en todas las tiendas de 2 a 10 personas con discapacidad, entre ellas, personas ciegas.

Por otro lado, está Siemens, empresa que empezó su proyecto en alianza con Tejido Humano y ubicó en la compañía a 5 soldados lisiados por la guerra. Pero cuando fueron vinculados, no se tuvo en cuenta la temporalidad del contrato, no se evaluaron adecuadamente los sitios de trabajo, no se trabajó psicológicamente con las personas de la empresa ni con el soldado con discapacidad, entre otros aspectos. Por este motivo, en agosto de 2006, se replanteó todo el proyecto y este año se busca implementar un nuevo programa en alianza con el Batallón de Sanidad, teniendo en cuenta los errores del pasado. El objetivo es vincular por lo menos a 10 personas con discapacidad, pero para esto se busca trabajar con intermediarios que ayuden en la búsqueda de los mejores empleados para Siemens.

Además de estas empresas, varios call centers vinculan a personas con discapacidad y otras compañías, como IBM, Alkosto y Schneider Electric de Colombia, ya están poniendo en marcha sus proyectos.

Aunque la conciencia social existe y los proyectos están siendo exitosos, todavía hay mucho camino por recorrer, no solo en el ámbito empresarial sino dentro del país. Por esto, el gran reto es unir fuerzas con fundaciones como Tejido Humano, Teletón San Felipe de Neri y CIREC, los intermediarios, el gobierno nacional y todas las empresas que quieran apoyar esta causa. "Estoy seguro de que Colombia puede ser pionero y ejemplo para toda Latinoamérica, pero solo si nos organizamos, trabajamos en equipo y se desarrolla la conciencia social de las personas en el país", dice Salazar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?