| 12/9/2008 12:00:00 AM

RSE en tiempos de crisis

Las grandes compañíascontinuarán apoyando sus políticas de responsabilidad social en medio de la crisis.

La inclusión en los negocios fue el tema de la VI Conferencia Interamericana sobre Responsabilidad Social Empresarial (RSE), organizada por el Banco Interamericano de Desarrollo y su Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), llevada a cabo en Cartagena el 4 y 5 de diciembre. En ella se presentaron las más llamativas experiencias de RSE de las grandes empresas de la región latinoamericana en inclusión social. Dinero habló con los invitados más desatacados a este encuentro para indagar cómo pueden verse afectadas sus prácticas responsables con la situación económica actual.

La serie de conferencias que se inició hace seis años ha servido para articular las iniciativas latinoamericanas en RSE, en ella se discuten sus ventajas y beneficios para el desarrollo de la región. Respecto de la importancia de las conferencias, Luis Alberto Moreno, presidente del BID, resalta que "promueven la integración de la RSE a las estrategias de negocio de las empresas y han demostrado ser una vía para encontrar, favorecer y estimular mecanismos de transferencia de RSE desde las grandes empresas hacia las Pymes". Además, Moreno afirma que estas se han convertido en el escenario de debate acerca de los instrumentos de implementación de RSE, un tema relevante en todos los países de la región. Por su parte, Fernando Jiménez-Ontiveros, gerente de Fomin, señala que "el propósito del evento siempre ha sido estimular la responsabilidad del sector privado ante el medio ambiente y la sociedad, que genere riqueza y bienestar y cree empleo de calidad".

La RSE en tiempos de crisis

En los últimos años el mercado se ha encargado de ofrecer incentivos para que las empresas inviertan en responsabilidad, pero todavía es mucho lo que queda por hacer y la situación económica actual podría frenar algunas iniciativas. Jiménez-Ontiveros explica que es necesario hacer avances en temas como la información al consumidor, "por lo general no sabemos en qué condiciones se fabrican la mayoría de los productos que compramos y por tanto los consumidores no podrían, aunque quisieran, castigar al fabricante irresponsable porque no se sabe mucho sobre cómo se produce", afirma. Además, el experto argumenta que los mercados financieros todavía no ofrecen, de forma generalizada, mejores condiciones a las empresas responsables, "un punto relevante en los tiempos que corren", agrega.

Desde el punto de vista empresarial, la cautela está muy presente en la situación actual. Javier Treviño Cantú, vicepresidente senior de comunicación y asuntos corporativos de Cemex, comenta que la compañía ha iniciado un proceso muy agresivo de adaptación a la nueva realidad mundial, que incluye reducción de costos y de personal, pero agrega que "siempre buscamos la manera de reinventarnos y de ser innovadores para 'hacer más con menos' y esta vez no será le excepción. Esperamos poder continuar con el mismo nivel de apoyo a nuestras comunidades mientras dure esta difícil etapa".

Otras compañías continúan haciendo esfuerzos a pesar de la difícil situación. Derek Yach, responsable de la política global de salud y bienestar de Pepsico, dice que el énfasis actual está en el agua y la seguridad nutricional. "En este momento estamos dedicando nuestros esfuerzos a mejorar la oferta de agua, al tiempo que seguiremos impulsando nuestro programa de alimentos", afirma.



RSE a prueba de crisis

Hay quienes ven en la RSE la mejor forma de afrontar la crisis. Pedro Villares, director de operaciones para América Latina de Natura, dice que la crisis debe ser vista como una oportunidad: "las acciones de responsabilidad social no deben remitirse a estacionalidades del año o a las condiciones de mercado, es posible lograr un equilibrio económico, social y ambiental, generando valor para la sociedad por medio de la transformación de los desafíos socio-ambientales en oportunidades de negocio". Por su lado, Mauricio Restrepo, gerente general de esta compañía en Colombia, destaca que aspectos como la inclusión social deben ser promovidos por los beneficios que trae para la sociedad, lo cual redunda en resultados para los negocios, "como lo muestra la experiencia del proyecto de recicladores que manejamos actualmente en Bogotá".

Los planes de las multinacionales con presencia en la región apuntan en este mismo sentido. Akhtar Badshah, director de asuntos comunitarios a nivel global de Microsoft, comenta que el reto actual es continuar invirtiendo en actividades de RSE: "debemos ser muy cuidadosos y hacer las cosas muy bien", afirma al hablar de los planes de la compañía de promocionar desarrollo económico mejorando las capacidades de sus empleados. En esta misma vía apuntan las opiniones de Pedro Julio Uribe, gerente general de Microsoft Colombia, cuando afirma que "es necesario facilitar el acceso a la educación, algo en lo que estamos trabajando en el país".

Es importante destacar cómo la inclusión social en Colombia está tomando cada vez más fuerza dentro de las políticas de RSE. En este sentido, el presidente del BID afirma que Colombia tiene fuertes programas que apoyan y fomentan el desarrollo de capital humano en la población joven, quebrando así el ciclo de la exclusión social. "Programas como familias en acción promueven la inclusión social y económica de las nuevas generaciones", afirma.

Aunque las iniciativas y buenas intenciones de las empresas de la región van por el camino adecuado, las brechas en indicadores clave como educación, salud y empleo continúan sugiriendo que la región tiene mucho por avanzar en términos de inclusión social y económica.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?