| 11/9/2007 12:00:00 AM

La universidad cuenta

Las universidades entran de lleno en el tema de responsabilidad social empresarial. Unas la enseñan, otras la practican.

No es sólo un tema de interés en las empresas, ni se limita a encontrar formas de relacionar las marcas con lo social para ganar nuevos mercados. La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) llegó a la academia y hoy no existe carrera, especialización o maestría que no la vincule a sus diferentes asignaturas.

El interés de las universidades, además de formar estudiantes con énfasis en la parte social, es prepararlos para asumir con responsabilidad la misión de crear nuevas empresas, gerenciar las ya existentes, o propiciar cambios relevantes desde otros cargos de una organización.

Las universidades colombianas vienen trabajando desde hace varios años en el tema. Unas buscan actividades que vinculen a la universidad con la población vulnerable, como por ejemplo las Olimpiadas para Niños Discapacitados que realiza la Universidad Manuela Beltrán. Algunas abren cursos, seminarios y charlas especializadas y otras, que van más allá, hacen investigación aplicada para desarrollar soluciones que generen un verdadero impacto social.

La más avanzada en el tema es la Universidad de los Andes que desde finales de los años 90 adaptó un nuevo esquema de formación en la Facultad de Administración de Empresas, mediante el cual se busca que los estudiantes piensen en nuevas iniciativas que generen valor económico y valor social de manera conjunta, que sean novedosos y sostenibles en el tiempo.

Según lo explica Roberto Gutiérrez, profesor asociado de esa universidad, también trabajan en publicaciones para divulgar su conocimiento sobre el estado de la ciencia en otras partes del mundo y para analizar casos reales que ayuden a desarrollar soluciones efectivas para las empresas locales.

Esta disciplina de trabajo le permitió a esa universidad figurar este año en el ranking de las 100 mejores escuelas de negocios del mundo comprometidas con temas sociales y de medio ambiente (ver recuadro). El informe, donde se presenta la clasificación, conocido como "Beyond Grey Pinstripes" (Más allá del vestido gris a rayas), destaca las mejores iniciativas para promover el empresarismo social en los programas de MBA. La clasificación se hace cada dos años, luego de 18 meses de rigurosa investigacción acerca de las iniciativas que tienen las universidades en todo el mundo.

La idea del ranking es entusiasmar a las universidades para que se pongan a tono con los temas sociales y medio ambientales y que la RSE cobre mayor importancia para beneficiar el desarrollo de las naciones. Max Oliva, director adjunto en gestión del impacto social del Instituto Empresa de España (IEE) (la número 10 en el ranking mundial y primera de Europa) piensa que todas las áreas de estudio (ver recuadros) deben tener un análisis social para lograr planes de negocio coherentes. Es muy posible que por la importancia del tema, Oliva tenga razón. El Instituto Empresa hace un concurso en alianza con Sumaq, también cada dos años, para promover iniciativas empresariales con sentido social.

Mercadeo

En el área de mercadeo se deben evaluar las campañas para evitar que los mensajes sean agresivos frente a la comunidad, o que utilicen a las personas más vulnerables como medio para vender. “Las campañas no deben manipular al público. Deben informar de manera transparente y objetiva y deben procurar que sus mensajes sean positivos y estén orientados a generar actitudes buenas en la gente”, dice Max Oliva del IEE.

Finanzas

“Tener una estructura de capital buena y no aparentemente buena debe ser la filosofía de cualquier compañía, sin interesar su tamaño”, afirma Joaquín Garralda, otro experto en la formación de temas sociales del Instituto Empresa de España. En su concepto, es necesario que los estudiantes tengan claro hasta qué punto es bueno promover un apalancamiento comercial en sus empresas, cómo proteger a los accionistas minoritarios de las compañías y qué aspectos tener en cuenta para tomar decisiones acertadas, que estén encaminadas a fortalecer las finanzas de las empresas.

Contabilidad

Después del sonado caso Enron, la Responsabilidad Social Empresarial asociada a la contabilidad, tomó gran importancia en las aulas universitarias. El tema es recurrente a la hora de analizar las fallas que pueden llevar a las empresas a la quiebra. La contabilidad y la ética son dos temas que van unidos siempre que se plantean nuevas alternativas de negocio. Los catedráticos en el mundo son enfáticos en el manejo transparente de las cifras y muestran que maquillar cifras puede terminar en desastres.

Gestión humana

La investigación permite conocer los problemas más graves en la comunidad, diagnosticarlos adecuadamente y trabajar en la generación de soluciones para la gente. Cuando se relaciona la gestión humana con la RSE, se pueden desarrollar proyectos puntuales en sicología, sociología y gestión del conocimiento, entre otros, para desarrollar planes de negocios que tengan un manejo adecuado con la comunidad.

Administración

En este campo se busca que los estudiantes desarrollen modelos de negocios diferentes, donde lo social y lo medioambiental sea tenido en cuenta como una opción de desarrollo que incluya a toda la población. En las aulas universitarias se evalúa la realización de planes de negocios, el impacto social que puedan tener y la estrategia a seguir para llevarlos a cabo. En España ganó un premio un proyecto para promover el uso de la bicicleta alquilada, generando todas las herramientas y opciones de seguridad para que la gente tuviera acceso a este medio de transporte que ofrece el  beneficio ambiental de evitar la emisión de carbono.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?