| 4/13/2007 12:00:00 AM

Gobierno Corporativo. La mejor garantía

Parte de la responsabilidad social de las empresas es tener mecanismos que aseguren las mejores prácticas dentro y fuera de la compañía. El modelo de gobierno corporativo es una de ellas.

En 2001, Enron Corporation reportó en sus estados financieros pérdidas por US$700 millones. Los malos manejos de sus directivos, la desinformación, y la defraudación a sus propios empleados llevaron a esta empresa a la quiebra. Esto ocurrió porque sus directivos ocultaron la realidad financiera de la empresa para recibir ingresos extraordinarios en el corto plazo.
 
Además, porque sabían que los efectos negativos de largo plazo no serían responsabilidad de ellos. Si hubiera existido un gobierno corporativo, se hubiera reflejado claramente la diferencia entre los incentivos de corto y largo plazo, al igual que los intereses de los diferentes grupos involucrados en la empresa.

Este episodio llevó a que cambiara la regulación administrativa de las empresas que cotizan en bolsa. Inicialmente, se buscó proteger al accionista minoritario y comprometer a las directivas en la toma de decisiones. El Buen Gobierno Corporativo (BCG) es el conjunto de prácticas que definen el manejo (administración) y control (toma de decisiones) al interior de una empresa.
 
El propósito de este modelo implica que todos los accionistas reciban un tratamiento equivalente respecto a los objetivos de la empresa. A su vez, los prestamistas de la empresa tienen una mayor garantía sobre sus ingresos, en la medida en que hay más medios de financiación y la empresa puede apalancar sus inversiones a un menor costo.
 
Pero esto no es todo, pues ella también es una herramienta útil a la hora de resolver problemas éticos dentro de la compañía como la deshonestidad y la corrupción al igual que el acoso laboral y/o sexual.

En América Latina se han desarrollado diversos esquemas de este modelo basados en la autorregulación, con base en principios de equidad, transparencia, respeto de los derechos a todos los accionistas y cumplimiento de las responsabilidades de la totalidad de todas las personas que de una u otra manera están involucradas con la empresa.
 
Todo esto con el objetivo de lograr un manejo correcto de los derechos de propiedad, un diseño de gerencia efectivo y unos estándares de información clara y suficiente dentro y fuera de la empresa. En Colombia, las superintendencias del sector financiero iniciaron la adopción del código de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD).
 
Además, la ley 964 de 2005 incorporó muchas de estas recomendaciones en el marco regulatorio del país. Hoy ya existen más de 100 empresas que han adoptado prácticas de BGC, una cifra baja si se tiene en cuenta que hay más de 19.000 empresas que reportan sus estados financieros a la Superintendencia de Sociedades. La mayoría de las compañías lo han hecho por sus beneficios respecto de estar listadas en la bolsa de valores o frente a la posibilidad de realizar alguna emisión de bonos privados.

Lo ideal sería que estos modelos no fueran sólo un requisito para aquellas empresas que están en el mercado de valores sino que se volvieran una herramienta que fomente las buenas prácticas dentro de las compañías. Por esto son importantes iniciativas como las de Colombia Capital, en donde participan el BID y la Bolsa de Valores de Colombia, que brinda a las empresas un programa de educación y asesoría en buenas prácticas de gobierno corporativo.

Aunque todavía queda mucho camino por recorrer, es importante reconocer los avances de algunas empresas colombianas en el modelo del buen gobierno corporativo con el fin de lograr transparencia, honestidad y equidad dentro de sus compañías.
 
Desde el punto de vista de Responsabilidad Social Corporativa, se destacan los códigos de dos compañías -Hocol y Codensa- que, de acuerdo con Javier Torres, director del Centro Colombiano de Responsabilidad Empresarial, y el consultor Rafael Mateus, son un ejemplo a seguir para otras empresas en Colombia que todavía no han implementado el modelo o que lo están haciendo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?