| 11/24/2006 12:00:00 AM

Compromiso de todos

Como empresa, Siemens ha participado en muchos proyectos sociales en Colombia. Esta vez, lanza su propia Fundación, liderada por el Fondo de Empleados.

En un momento de la presentación, algunos de los asistentes al lanzamiento de la Fundación Siemens no pudieron contener las lágrimas. No es usual que esto pase en un evento organizado por una multinacional alemana, tan asociada con la tecnología distante, la organización precisa y rigurosa y el temperamento corporativo más frío que el de las firmas latinas.

Sin embargo, su causa despertó la emotividad de los invitados, que habían escuchado las palabras de agradecimiento del presidente Álvaro Uribe Vélez. Algo más de 100 niños de los barrios más pobres de Cartagena, de la Fundación Música por Colombia, vinieron especialmente para la ocasión y presentaron una elaborada muestra de bailes y música de algunos lugares del país y del mundo. Para ellos, era su primer vuelo en avión y su primer viaje a Bogotá. Los videos de introducción mostraban sin necesidad de palabras la brillante tarea de la fundación.

Ese día, Siemens hizo una donación de $10 millones y de instrumentos musicales a los niños, la cual fue recibida con aplausos y con palabras de gratitud por parte del director de la Fundación y de una de las niñas integrantes del grupo, lo que conmovió a los asistentes. Siemens mostró así el enorme impacto que se produce cuando se quiere ayudar a solucionar las necesidades de las comunidades más desprotegidas del país.



Una historia larga

En sus más de 5 décadas de operación en Colombia, Siemens apoyó diversos programas de responsabilidad social en todo el país, pero decidió que para llevar la responsabilidad social a otro nivel era necesario crear una fundación que permitiera concentrar esfuerzos individuales y colectivos. Los programas que la empresa apoya seguirán siendo parte de su compromiso social. Algunos se realizarán por medio de la fundación, pero otros se desarrollarán directamente con Siemens y las instituciones por medio de las cuales acceden a estas causas, como el programa 'Colombia Oye' o la sala de cirugías de Siemens en la CardioInfantil.

Actualmente, la firma desarrolla proyectos con universidades y colegios, apoya políticas públicas de fomento a la educación y a la transferencia de conocimiento, contribuye en programas de inserción laboral, con ex soldados discapacitados, y promueve entre sus empleados acciones de voluntariado y padrinazgo para que aporten su tiempo y conocimiento a entidades que lo requieren. Este compromiso incluye el respeto y protección del ambiente y el de los funcionarios de la empresa.

Entre los proyectos que apoya la compañía, están 'Colombia Oye', liderado por el despacho de la Primera Dama, que con una estrategia integral y la participación de fonoaudiólogas entrega audífonos Siemens a personas con deficiencias auditivas, principalmente a niños. También, desde 1997, Siemens apoya a la Fundación CardioInfantil, en donde funciona la sala de cirugías Siemens, dedicada a combatir las enfermedades cardiovasculares con énfasis en las poblaciones de escasos recursos. Además, esta empresa promueve la educación con diversos programas. Entre los más recientes, cabe destacar que en el marco del plan 'Computadores para Educar', dotó con una completa sala de cómputo al Instituto Técnico Don Bosco y con materiales y equipos al laboratorio práctico de la facultad de ingeniería de la Universidad Nacional.

Para Siemens, los programas culturales y artísticos también juegan un papel importante en las relaciones con la comunidad. Esta empresa apoya programas como el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, la temporada de ópera del Camarín del Carmen, la Fundación Batuta de Orquestas Infantiles y patrocina dos salas de exposición en el Museo Nacional de Colombia.

La fundación

En la creación de la Fundación Siemens participaron el Fondo de Empleados de Siemens en Colombia, Fesicol, Siemens S.A. en Colombia y Siemens AG, casa matriz. La institución iniciará con un capital semilla de US$6 millones aportados en su mayoría por el Fondo de Empleados. A quienes pertenecían a este fondo, la idea de la fundación les apasionó porque para ellos la mejor inversión que podían hacer con este dinero era en proyectos que generaran una rentabilidad social. "Además de apoyar las necesidades sociales de nuestros asociados podemos hacerlo con más personas. Es fabuloso acompañar a la fundación y ser parte activa de una buena causa", dice Felipe Villa, gerente de Fesicol, Fondo de Empleados de Siemens en Colombia.

La fundación desarrollará tres líneas de acción. De un lado, el fomento de proyectos que ayuden a la generación de empleo productivo y sostenible. De otro, la formación de capital humano, en especial en el desarrollo temprano en ciencia y tecnología y, finalmente, la promoción de proyectos cívicos y culturales, entre los cuales se encuentran los programas corporativos de Siemens, como Generación XXI y Caring Hands. El primero es un programa mundial de formación que promociona a estudiantes escolares de secundaria y futuros científicos, con el objetivo de despertar el interés por los temas científicos y técnicos y atraer talento joven a la empresa. Para esto apoya proyectos de instituciones educativas con énfasis en universitarios con especial talento, premia esfuerzos científicos sobresalientes, asesoran escuelas técnicas y apoya eventos educativos con la donación de materiales. El otro programa es de asistencia global. La compañía brinda ayuda a víctimas de desastres naturales, patrocina actividades y hace donaciones a proyectos sociales locales. Igualmente, Siemens, por medio de este programa, da la oportunidad a sus empleados de trabajar en actividades de interés social que beneficien a la comunidad. Uno de los proyectos más importantes de este programa es el trabajo con niños de la calle, por medio del programa YouthSpace en alianza con Unicef, por el cual los niños reciben alimentación, educación y ropa.

Además, Siemens fortalecerá las alianzas entre el sector empresarial, las autoridades y la sociedad civil en su conjunto. No es un proyecto filantrópico, sino de responsabilidad social empresarial. "Para que la fundación sea sostenible tiene que operar como una empresa, por esto es necesario siempre el apoyo colectivo", dice Villa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?