| 8/19/2015 7:00:00 PM

Así es que Medellín está construyendo su futuro

La capital de Antioquia viene en un proceso de transformación en su infraestructura, movilidad, educación e incluso agresivos planes de innovación.

Una frase consignada en un artículo que sobre Medellín hizo el periodista Nell Mcshane Wulfhart, en The New York Times, resume lo que el mundo está viendo en la capital antioqueña: “Después de años como centro de operación y décadas de violencia relacionada con las drogas de Pablo Escobar, la ciudad de la ‘eterna primavera’ está mirando hacia el futuro”.

Medellín se ha convertido en un referente. Si bien históricamente se destaca su desarrollo como eje empresarial, no solo de capital privado sino también público –como EPM, ISA e Isagen–, en la actualidad otros hechos clave resaltan su consolidación.

La administración que está terminando su periodo se enfocó en cinco frentes estratégicos: sostenibilidad, educación, seguridad, empleo y salud.

Uno de los logros más importantes que ha tenido la ciudad está relacionado con el cambio de tendencia en los índices de violencia. Medellín viene registrando la tasa de homicidios más baja de las últimas décadas. “En 1991 alcanzó la más alta de su historia, con 386 homicidios por cada 100.000 habitantes. En 2014, la tasa fue de 26,9, la más baja de los últimos 35 años. Pero en los primeros cuatro meses de 2015 tenemos una tasa proyectada de 18 y sería la más baja en 50 años”, dice Aníbal Gaviria, el alcalde de la ciudad.

Este es uno de los soportes para la estructuración de lo que será la nueva Medellín y que tiene como base otro de los temas estratégicos para la construcción de una ciudad más moderna y uno de los proyectos bandera es el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que regirá por más de 12 años, y se constituirá –como señala Juan David Pérez, director de la Andi Antioquia– “en una hoja de ruta en temas fundamentales para la ciudad: movilidad y sostenibilidad. El POT dejó las bases sentadas para el desarrollo de ciudad con estos dos frentes”, señala.

En sostenibilidad, la apuesta en el POT es por ser una ciudad más densa y compacta sobre el eje central del río Medellín. Y este plan incluye macroproyectos –como Parques del Río, el distrito de innovación, el plan del centro, entre otros– que van a generar nuevos usos del suelo, más espacio público, destinaciones mixtas y rehabilitación de espacios que estaban perdidos.

Para el alcalde Gaviria, el POT, desde el punto de vista estructural de ciudad, es una herramienta trascendental para que la ciudad tenga certeza en cuanto a inversión, crecimiento y desarrollo futuro.

Por su parte, Rafael Aubad, presidente de Proantioquia, considera que la ciudad se ordenó por grandes proyectos en función del POT. “Solo cuando tengamos el primero diseñado sabremos de qué estamos hablando. Por el momento es un ordenamiento sensato que habla de grandes desarrollos para Medellín, y eso es una innovación, en especial en ese modelo de ciudad compacta”, asegura.

En movilidad se le sigue apostando al multimodalismo, con diferentes formas y alternativas de transporte. Desde un transporte público y articulado con el Metro, Metroplus, el Tranvía –el primero de Ayacucho, pero ya se plantean sobre el papel otros, como el de la 80– nuevas estaciones para el Metro y posibles nuevas rutas, los cables aéreos y las ciclorrutas. Y en materia de infraestructura para la movilidad obras de valorización y nuevos puentes –como el de la Madre Laura– e intercambios que faciliten el tráfico.

Allí, uno de los grandes retos hacia el futuro, según Proantioquia, es la consolidación de un sistema de transporte público integrado en el cual se había avanzado pero que aún no se ha llegado a un acuerdo definitivo. Para ello, las tarjetas de pago cumplen un papel fundamental en la eficiencia del proceso de cara a los usuarios. “Tenemos la tarjeta cívica del Metro que es la tarjeta madre. Y lo que esperamos hacia el futuro es que no haya una dispersión tal que genere problemas para los usuarios”, advierte el alcalde.

El desarrollo de las obras y sus megaproyectos ya empiezan a generar traumatismos y limitaciones en la movilidad de la ciudad. “Medellín está en una dinámica de construcción y transformación que requiere sacrificios, pero que va a generar unos grandes beneficios estructurales”, asegura el funcionario.

La educación es otro de los ejes importantes, desde el programa Buen Comienzo, para darles educación y calidad de vida a los pequeños, hasta las sinergias que logren las instituciones de educación superior de la Alcaldía.

“Medellín está haciendo un esfuerzo importante: crear nodos de formación ligados a los clústers de la ciudad. Por ejemplo, en el Marco Fidel Suárez, lo que tenga que ver con construcción; en el José Félix de Restrepo, lo relacionado con TIC; Pascual Bravo, energía; Oyola, automatización”, dice Aubad.

También en el desarrollo integral de los maestros y en la construcción de dos nuevas ciudadelas universitarias para generar sinergias entre instituciones de educación superior que están bajo su mando, como el Colegio Mayor, el ITM y el Pascual Bravo. Esos campus estarán en comunas populares: una en el suroccidente y otra en el noroccidente.

Y, finalmente, uno de los últimos grandes temas es la consolidación de la apuesta por la innovación. Todo lo que ha hecho Medellín por convertirse en la capital latinoamericana de la ciencia, tecnología e innovación es algo que está consagrado en el Plan de Desarrollo.

Uno de los ecosistemas más robustos y fuertes en materia de emprendimiento en el país está en Medellín. Ruta N, Parque E, Créame, la Secretaría de Desarrollo Económico, entre muchas otras instituciones, han logrado darle un impulso y convertirlo en referente, a tal punto que en 2016 Medellín será la sede del Congreso Mundial de Emprendimiento.

En materia de recursos para los emprendedores, como advierte Juan Camilo Quintero, director de Ruta N, Medellín es hoy la capital del capital de riesgo en Colombia que le permitirá apalancar nuevos emprendimientos en etapa temprana. Según sus cálculos, existen recursos por $385.000 millones de 14 firmas –entre inversionistas ángel y fondos de inversión–.

Además, se busca crear un distrito de innovación de 1 millón y medio de metros cuadrados, donde Ruta N es uno de los principales impulsores.

También se firmó el pacto por la innovación que busca aumentar la inversión en ciencia, tecnología e innovación que está en 0,3% del PIB, llevarlo inicialmente a 1% y luego a 2%, modelo que Colciencias le pidió a Ruta N replicar en otras seis ciudades.

“El reto no es haberlo firmado sino lo que queda pendiente. Ahora lo que necesitamos es que la innovación pase del Word al Excel: de la carreta a los números”, dice Juan David Pérez, de la Andi.

¿De dónde saldrán los recursos para toda esta transformación de Medellín? La operación entre Une y Millicom, en la que la multinacional sueca se fusionó con el negocio de telecomunicaciones, le dejó a Medellín recursos por $1,4 billones. La tarea es buscar la sostenibilidad financiera hacia el futuro de los proyectos.

Como señaló el periodista Nell Mcshane Wulfhart, de The New York Times: “La segunda ciudad de Colombia está perdiendo rápidamente su controvertida reputación”.

Movilidad e infraestructura

El tranvía de Ayacucho y los cables de Alejandro Echavarría y Miraflores representan inversiones por $700.000 millones. El tranvía debe ser entregado en septiembre y es el primero de ruedas neumáticas de América. Los de ruedas metálicas solo sirven para pendientes del 4% y este es para pendientes de hasta 13%. Los cables estarán en diciembre y beneficiarán especialmente a 350.000 habitantes de las comunas 8, 9 y 10.

El Puente de la Madre Laura tiene una inversión prevista por $260.000 millones. Es el puente interurbano más grande del país, con 786 metros. Une a las comunas nororientales con las noroccidentales –son siete comunas– y en ellas habitan cerca de 1 millón de personas.

Las 23 obras de valorización de El Poblado (comuna 14 y aledañas). Inversión de más de $420.000 millones.

Cable de Picacho. $220.000 millones de inversión.

Sistema de bicicletas públicas de Medellín y el Área Metropolitana. En asocio con el programa En Cicla, del Área Metropolitana, para diciembre se tendrán 55 kilómetros de ciclorrutas y 50 estaciones de bicicletas públicas.

Parques del Río

Es un proyecto que busca que el ciudadano pueda volver a acceder al río a través de espacios públicos a lado y lado del mismo. Su valor asciende a $4,3 billones y atiende cuatro grandes frentes. Movilidad, recuperación ambiental, espacio público y renovación y desarrollo urbano, pues tiene como objetivo que el eje del río sea el del futuro crecimiento de la ciudad para que esta no se extienda hacia las laderas sino en altura en las áreas del eje del río. Estará a cargo de una nueva institución en la que participan la Alcaldía de Medellín, EPM e Interconexión Eléctrica S.A. (ISA).

Sin embargo, una de las preocupaciones es que este sea un proyecto con una operación viable para las entidades y no signifique erosión para sus números. Por eso se contrataron tres firmas que acompañarán la iniciativa para estructurar el proceso: Bancolombia, que se encargará de hacer el análisis financiero y de inversión; Steer Davis-Gleave, una compañía especializada en tráfico, y Aecom, que se encargará de analizar lo relacionado con instrumentos de gestión. Jardín Circunvalar de Medellín

Además está el proyecto Jardín Circunvalar de Medellín que es, como lo llama el alcalde, “hermano gemelo de Parques del Río, pero en la montaña”, pues busca que la ciudad no siga creciendo hacia las laderas. Es para realizarse en varias fases y el proyecto total tiene 14 planes maestros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?