| 7/8/2015 7:00:00 PM

Cundinamarca hace bien la tarea en materia económica

Este departamento sigue dando la pelea para reducir la pobreza, aumentar la competitividad y fortalecer su sistema educativo. Así lo está haciendo.

El departamento de Cundinamarca viene mostrando buenos resultados en educación, reducción de la pobreza, consolidación fiscal e infraestructura. Por ejemplo, por primera vez en la historia, el departamento lideró los rankings de reducción de la pobreza, según las cifras reveladas por el Dane. Estas cifras oficiales indican que en 2002, el departamento tenía 51,4% de su población en condición de pobreza y hoy 18,9%.

Los logros en materia de formalización, los programas oficiales dirigidos a los menos favorecidos y el aumento en las oportunidades de empleo explican este resultado; si bien las cifras corresponden a la tendencia general de la economía colombiana, es claro que este departamento se ha comportado por encima del promedio en general. Cabe recordar que la pobreza promedio en el país está alrededor del 30%.

La consolidación fiscal es otro de los logros: paulatinamente Cundinamarca y sus municipios han logrado ajustar sus gastos y aumentar sus ingresos, lo que permite año tras año mostrar un balance fiscal positivo.

Según el ranking de desempeño fiscal de Planeación Nacional, Cundinamarca tiene siete municipios entre los 20 primeros. Esto significa que el departamento ha logrado cumplir con las normas de control de gastos, ha fortalecido sus ingresos y tiene sólidos planes de inversión.

De acuerdo con el gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz, los logros fiscales se explican porque han logrado trabajar de la mano tanto la administración departamental como los municipios, para hacer que la disciplina fiscal sea una de las banderas.

Entre 2011 y 2014 los recursos propios en el departamento crecieron 22,37%. Esto fue posible gracias a la implementación del sistema de recaudo y registro electrónico de una buena parte de los impuestos departamentales. “Así hemos controlado la evasión y la elusión en impuestos como el de vehículos”, explicó Cruz. Además se logró una actualización del estatuto de rentas, gracias al trabajo conjunto con la Asamblea departamental, que expidió dicha ordenanza.

También los gastos de funcionamiento se han venido recortando y actualmente son 14,37% inferiores. Todo esto permitió cambiar el perfil de deuda gracias a una nueva negociación de un crédito sindicado a tasas muchos menores.

A pesar de mantener el buen estado de las finanzas –o tal vez, justo por esa razón– el departamento ha podido desarrollar programas de inversión social en temas sensibles como educación, salud e infraestructura.

Las coberturas en educación básica están cercanas al 100%, mientras que en educación media superan el 80%. Para superar la brecha que hay en educación superior se ideó un programa de becas para acceder a la universidad.

En total han sido beneficiados 1.987 jóvenes con el programa ‘Cuatro por uno: Opción de Vida’. Estos estudiantes pueden acceder a un cupo en 11 universidades públicas y 22 universidades privadas en carreras como Contaduría, Ingeniería Industrial, Ingeniería Civil, Ingeniería Ambiental, Ingeniería de Sistemas, Negocios Internacionales y Enfermería, entre otras. Según Cruz, para finalizar su administración quedarán pendientes por asignar otros 2.000 cupos.

Obras son amores

El departamento también ha logrado mejorar su infraestructura. Por ejemplo, el programa de vías 4G, que es el más ambicioso plan vial en la historia de Colombia, arrancó por Cundinamarca con la adjudicación de las obras de la vía Girardot-Cambao-Honda, que implica inversiones por $1,5 billones. Lo mismo ocurrió con el tramo de la vía perimetral de Oriente, cuyas obras tienen un costo de $1,2 billones. “Ambas vías están en su primer año en el que deberán hacer cierre financiero, licencias y gestión predial. Además ya empezaron con sus trabajos de mantenimiento en las vías existentes”, explicó Cruz.

Las tareas están referidas igualmente a las vías terciarias y secundarias, de las cuales, el departamento tiene 22.000 kilómetros; gracias el programa de pavimentación de vías, se alcanzaron a cubrir unos 800 kilómetros. Para zonas donde el uso de pavimento no se justificaba, se hizo la inversión para cubrir tramos con placa huella: las obras alcanzaron a cubrir 500.000 metros cuadrados en vías; este sistema permite mejorar las condiciones de desplazamiento en zonas de difícil acceso. Así mismo, fue posible rehabilitar y pavimentar 130 puentes.

Hasta el momento la Gobernación ha contribuido con la adquisición de maquinaria para obras en este tipo de carreteras y ya ha adquirido más de 195 máquinas entre retroexcavadoras y aplanadoras, para facilitar la gestión de los alcaldes en sus municipios.

Este tipo de proyectos ha sido implementado también para áreas como la gestión ambiental y productiva, pues se les ha hecho entrega igualmente de maquinaria y equipos de trabajo, por ejemplo, a las Umatas, que son las encargadas de hacer gestión técnica entre los agricultores, con el objetivo de generar mayor productividad.

Otro éxito ha sido la política de gas domiciliario para 40 municipios, programa que genera enormes beneficios pues las familias dejan de cocinar con leña y los que utilizaban gas propano se ahorran hasta $50.000 al mes, que antes destinaban a comprar los cilindros.

Según las cuentas de la Gobernación, han sido invertidos más de $300.000 millones en agua potable y saneamiento básico y en planes de plantas de tratamiento de aguas residuales las inversiones superaron los $150.000 millones.

Una de las apuestas clave de la actual administración es su política en materia de innovación y tecnología. Fue el primer departamento del país en tener su propia Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación que ha contado con una inversión de $150.000 millones, lo que “ha puesto a Cundinamarca a la delantera en estos temas en el país”, dice el gobernador.

Finalmente, se destaca que la EPS departamental Convida, que al comienzo del actual gobierno presentaba un déficit por más de $70.000 millones, podría quedar con los números en negro al finalizar 2015.

A pesar del balance positivo, es claro que todavía quedan muchos desafíos por delante. Según el informe de competitividad de la Cepal, es claro que al departamento todavía le queda camino por recorrer en la internacionalización de su economía –solo exporta al año US$1.600 millones–, y lograr una tendencia más sólida de creación de empresas, lo que implica mayor presencia del sector financiero en las poblaciones del departamento, para ampliar la bancarización.

Sin lugar a dudas, Cundinamarca ha logrado destacarse en materia de competitividad gracias a la política continua que busca consolidar sus finanzas públicas y establecer programas que beneficien a la región. Todavía hay desafíos clave por resolver. Una tarea que queda en manos del próximo gobernador.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?