| 8/8/2016 12:00:00 AM

Pymes se debaten entre desaceleración e incertidumbre en Colombia

La Gran Encuesta de Anif muestra que las pequeñas y medianas empresas en Colombia desaceleraron su actividad productiva en el segundo semestre de 2015.

En los últimos dos años, el comportamiento del Producto Interno Bruto de Colombia se ha venido desacelerando: de crecer 4,6% en 2014, pasó el año pasado a 3,1% y, para este año, las expectativas rondan en promedio en 2,5%.

Esta situación no ha sido ajena a las pequeñas y medianas empresas y ha golpeado sus operaciones en el país. Los resultados de la Gran Encuesta Pyme, realizada por la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), revelaron que este segmento, responsable de más de 96% del aparato productivo nacional, registró dificultades en el segundo semestre del año pasado.

“La economía está aguantando y problablemente va a crecer 2,5%. Tenemos un bajonazo, pero no es una caída muy fuerte y dentro de América Latina lo hicimos bien. A nivel Pymes tenemos desaceleraciones, especialmente en servicios, la que más, y comercio. En cambio, la industria está aguantando relativamente bien”, asegura Sergio Clavijo, presidente de este centro de pensamiento.

Lea también: 7 datos que muestran el aporte de las pymes a la economía

Según explicó, a nivel regional los resultados son variados. Sin embargo, destacó que Bogotá es la que “más se desploma” y, aunque con menos intensidad, ciudades como Barranquilla y Bucaramanga también presentan resultados a la baja. Recalcó que las empresas manufactureras son las que muestran mayor capacidad de soportar el proceso de recesión, mientras que las de comercio y servicios no.

En efecto, según la encuesta, la situación económica de las Pymes registra deterioro y la incertidumbre empieza a coger fuerza entre los empresarios. El balance de las respuestas positivas y negativas cayó a la mitad en los sectores servicio y comercio, luego de estar en 40% hace tres años. Por su parte, la industria se mantuvo respecto del año anterior, dejando ver signos de la recuperación manufacturera –de 5,5% en 2015 y 5,3% en el primer trimestre de 2016, según el Dane–. Sin embargo, todos se ubicaron por debajo del promedio histórico.

Otros resultados dejaron ver que los costos de los insumos se han convertido en uno de los principales dolores de cabeza de las empresas ubicadas en los tres sectores macroeconómicos, explicó Clavijo. Factores como la devaluación y el Fenómeno del Niño incidieron en el incremento de las erogaciones.

Las dificultades también se presentaron en otros ámbitos de la actividad de las Pymes, como la rentabilidad y el empleo, que en los tres macrosectores presentó descenso, según Acopi, gremio que las agrupa.

“Es una radiografía de la realidad que tienen las Pymes, en la que encontramos problemas laborales, de productividad y exportación. Por ejemplo, en el tema de exportación estamos muy quietos y solo viendo el mercado local, y en el campo laboral es más fácil ser informal que formal acá en Colombia”, dice Antonio Osorio Melo, vicepresidente nacional de la Asociación Colombiana de Micro, Pequeñas y Medianas Industrias (Acopi).

Lea también: ¿Por qué fracasan las pymes en Colombia?

El estudio también reveló cambios en el financiamiento de las Pymes, que han pasado de ser autosostenibles, a verse abocadas a endeudarse. En el segundo semestre de 2015 se registró un aumento de las solicitudes de crédito al sistema financiero en los tres macrosectores. El destino principal de los recursos ha sido principalmente para solventar el día a día productivo: capital de trabajo y contención del pasivo.

“Encontramos una alta concentración del endeudamiento en capital de trabajo. Creo que las pequeñas y medianas empresas tienen que apostarle a endeudamiento de mediano y largo plazo y es una de las estrategias del Banco y sus filiales”, señala Luis Fernando Castro, presidente de Bancoldex.

Indicador Pyme

Desde 2010, la Gran Encuesta presenta el indicador Pyme Anif (IPA), que condensa en un solo valor el clima de negocios de las pequeñas y medianas empresas. Este se divide en tres umbrales: el regular, para los valores menores a 55; bueno, entre 55 y 73, y muy bueno los superiores a 73.

Luego de alcanzar los techos históricos en 2014, la medición del primer semestre del presente año ha caído hasta 62, que representó una caída de cuatro puntos respecto al 66 de la medición anterior, pero que no resultó tan intensa como proyectó Anif hace un año. “Estoy muy contento de ver que no se ha desplomado a la franja regular, que está aguantando todavía en la parte media y esperemos que las medidas que se están tomando para el tratamiento de los costos de transporte y de alivio a las empresas en el pago de impuestos le den un aire”, manifiesta Clavijo.

Con menos optimismo y muchos retos, las Pymes prosiguen su camino en medio de dificultades.

Mirada regional

“Respecto del año pasado mejoramos las perspectivas desde lo económico que tiene el sector industrial, más no así los sectores comercio y servicios, que quedaron por debajo”, dice Lillyam Mesa, presidente ejecutiva de la Cámara de Comercio Aburrá Sur (Caldas, Envigado, Itaguí, La Estrella y Sabaneta).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?