| 6/23/2016 12:00:00 AM

El mayor generador de empleo en el país falla en las exportaciones

Mientras la generación de empleo continúa siendo uno de los puntos fuertes de las Mipymes en Colombia, las exportaciones son una cuenta pendiente en su actividad productiva.

En sintonía con su cobertura en el sector productivo mundial, donde alcanza techos superiores a 95% en los cinco continentes, según varios organismos multilaterales y centros de estudios, las micro, pequeñas y medianas empresas son protagonistas en la generación de puestos de trabajo.

Por ejemplo, en América Latina las cerca de 10 millones de Mipymes con las que cuenta son responsables de 47% del empleo de la región, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esta cifra puede llegar a 75% si se suman los trabajadores por cuenta propia.

En Colombia, donde esta participación según cifras del Dane llega alrededor de 67%, este segmento del parque productivo del país siguió mostrando disposición a abrir vacantes. Entre octubre y diciembre de 2015, según la Encuesta de Desempeño Empresarial de Acopi, 26% de las Mipymes generaron algún tipo de empleo. Esto significa, según destaca el estudio, que en dicho periodo cada “Mipyme generó, en promedio, dos nuevos empleos en el país”.

De acuerdo con Julián Domínguez, presidente de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), estas cifras “denotan la importancia de las Mipymes para el sistema productivo, pues además de concentrar el mayor número de empresas, también son las de mayor contribución al empleo”.

Lea también: El imborrable legado y vocación comercial de las Mipymes en Colombia

Por sectores, del total de nuevos empleos generados por estas unidades productivas, servicios fue el más activo con una participación del 54%, debido, según Acopi, al buen desempeño de la actividad turística al final del año pasado. Luego se ubicaron las pertenecientes a la industria, con 38%, y por último las de comercio, con 8%. Por tamaño de unidad productiva, las que más abrieron puestos de trabajo fueron las pequeñas, con 46%.

Según explica el dirigente gremial, este segmento empresarial se caracteriza por emplear más mano de obra y en ser menos intensivas en capital que las denominadas grandes, debido al menor nivel de acceso a recursos financieros para hacer inversiones de capital. “Este tipo de empresas exhiben mayores niveles de informalidad laboral, lo que genera alta rotación y reduce los incentivos para capacitar al personal”, agrega Domínguez.

En este punto aconseja mantener el fortalecimiento de estas empresas en asuntos de capacitación, innovación, mejora y calidad de productos y servicios.

De capa caída

Y mientras el empleo sigue siendo uno de los estandartes de las Mipymes en el país, el comercio exterior se presenta como una cuenta pendiente en su actividad productiva.

Según la Encuesta de Acopi, solo 12% de las Mipymes dijo haber exportado en el cuarto trimestre de 2015, mientras 31% realizó importaciones de insumos y productos. En medio de este entorno, 31% dijo tener expectativas de vender algún producto al exterior en el presente año.

“La baja del nivel de exportaciones e importaciones es fiel reflejo del alto impacto que tiene aún Colombia en su dinámica comercial, producto del precio de los commodities, la reducción de divisas, vía menores ventas al exterior en términos de valor, y de que el país no ha logrado que se desplieguen en su totalidad los alcances de una política de desarrollo productivo que logre potenciar el mercado nacional para atender la demanda externa de bienes en los que el país podría ser competitivo e insertarse en cadenas globales de valor”, aseguró Raúl Andrés Ávila, profesor de Industria de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia.

Del total de las exportaciones, 58% correspondió a empresas medianas, 33% a pequeñas y 8% a microempresas. Por sectores, las más dinámicas son las que pertenecen al sector industrial manufacturero que elaboran productos metalmecánicos y cuyo destino principal son los países de América Latina y el Caribe.

Lea también: Productos agropecuarios sacan la cara por las exportaciones

La encuesta terminó ratificando una contradicción que se vive en las Mipymes del país: por un lado son generadoras históricas de puestos de trabajo; pero, por otro lado, su capacidad exportadora todavía presenta niveles bajos.

Expectativas sectoriales

El segundo semestre de este año presenta retos y dificultades. Contraste en las miradas.

En un ambiente adverso por cuenta de las previsiones a la baja de la economía global de los organismos multilaterales mundiales, las Mipymes colombianas se enfrentan a un 2016 que, entrando en su segundo semestre, presenta retos, buen viento, pero también dificultades.

De acuerdo con Julián Domínguez, presidente de Confecámaras, para estas empresas “las perspectivas son favorables. Las encuestas de percepción que se realizan en el país muestran un incremento en la confianza industrial y de los comerciantes sobre la situación de la economía”.

El dirigente gremial sustenta su postura al destacar que durante el primer trimestre la industria y la construcción registraron crecimientos de 5,3% y 5,2%, respectivamente. Además, plantea que, aunque el comercio no presenta el mismo ritmo de expansión de 2015, “este continúa exhibiendo una dinámica de crecimiento positiva”.

En contraste con la afirmación de Domínguez, Raúl Andrés Ávila, profesor de la Universidad Nacional de Colombia, considera que el panorama de este segmento productivo no será tan favorable en lo que resta del año.“El panorama de las Pymes para el segundo semestre de 2016 está enmarcado en una dinámica estancada, de bajo crecimiento, mayores niveles de ahorro y bajo consumo, menor demanda de bienes, expectativas de bajo crecimiento agregado e incertidumbre mundial, y ante precios volátiles de commodities y un inminente acuerdo de paz, baja demanda de bienes y servicios, lo que hace que sea un año de crecimiento bajo para la demanda local colombiana”, explicó el académico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?