| 9/4/2013 6:00:00 PM

El vigía

Carlos Mesa, procurador delegado para entidades territoriales, encabeza un equipo de estrategas que está dando resultados en la cruzada contra la corrupción.

Su tarea consiste en vigilar a los 32 gobernadores y a los 1.101 alcaldes del país. En esa misión ha comprobado con creces que la profesora italiana Roberta Troisi, de la Universidad de Salerno, tenía razón cuando planteó en una de sus obras clásicas que existe un “empresariado criminal” que, al incursionar en el sector público, crea mafias de contratistas del Estado que se mueven bajo la égida de un líder político, de un gobernante territorial o de habilidosos consultores.

Al decantar la información que reposa en sus expedientes, Carlos Mesa, procurador delegado para entidades territoriales, ha identificado tres categorías de corrupción que minan los presupuestos públicos. Una, la de gobernantes cooptados por mafias y actores armados. Otra, la encarnada por empresarios mafiosos que se reservan los contratos de obras públicas o juegos de suerte y azar y que los ejecutan en beneficio propio a través de fichas burocráticas que se mueven de secretaría en secretaría. Y una más, la que se refleja en la debilidad institucional que hace imposible, por ejemplo, que una licencia ambiental salga sin el pago previo de una coima.

Dispuesto a todo menos a resignarse, este hombre, oriundo de Onzaga, Santander, e hijo de un sargento retirado del Ejército que trabajó duro para hacerse socio de una empresa transportadora, se convirtió recientemente en uno de los estrategas de la creación de un modelo conocido como Índice de Gobierno Abierto (IGA) que generó 17 indicadores para medir objetivamente la gestión de sus vigilados.

Manejos contractuales, frecuencia y calidad de rendición pública de cuentas y aplicación de normas sobre gobierno en línea y administración de archivos son algunos de los indicadores que otorgan mayor puntaje a los administradores públicos. Las mediciones, controladas con normas estratégicas anticorrupción y de seguimientos a la gestión territorial, han generado una emulación en la que Risaralda, Nariño y Boyacá le disputan a Antioquia el liderazgo que lo ha caracterizado históricamente.

La aplicación del IGA ha generado sorpresas. El primer lugar entre los municipios lo ostenta hoy Castilla la Nueva, en el Meta, una población que hasta hace apenas un año figuraba en todas las “antologías” sobre corrupción por el despilfarro y desviación de los recursos de regalías.

El modelo ha atraído la atención de otros países y de encumbrados sectores académicos. De hecho, Michael Sandel, profesor de Harvard y un gurú mundial en temas de administración pública, vendrá el 9 diciembre próximo para analizar los ajustes a la iniciativa que serán presentados con motivo del Día Mundial Anticorrupción. A partir de entonces, el IGA será aplicado a todas las 9.046 entidades públicas del país.

Conservador por convicción y alumno aventajado del procurador Alejandro Ordóñez, desde la época en que este lo hizo monitor de su clase de filosofía del derecho en la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga, Mesa tiene escritas en un pizarrón blanco las virtudes y antítesis del modelo aristotélico: “Humildad (contra) la soberbia; generosidad (vs.) avaricia; caridad (contra) la envidia…”.

Su forma de descansar consiste en irse a las librerías más antiguas de las ciudades que visita para rescatar de allí textos que los intelectuales contemporáneos ya no recuerdan. Un tratado de filosofía escolástica de 1750 hace parte de ellos. Recientemente sorprendió al Procurador con un regalo a tono de su talante: una colección de homilías de Semana Santa de la catedral de Santafé de Bogotá de 1809.

No encuentra choques o rencillas entre la fe y el derecho. Y cree que nadie puede ser castigado por sus convicciones ni descalificado por su fe, pues ese es un debate que se agotó por inútil desde la época en que el modernismo francés de los siglos XVII y XVIII pretendía imponer su ley.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?