| 8/8/2014 1:25:00 PM

El nuevo rostro

Esta francesa dirige la operación de la multinacional europea Beiersdorf en Colombia. Su reto es potenciar el portafolio de marcas como Nivea, Eucerin y Duo.

Entre 2003 y 2005, Stephanie Barraud tuvo una de sus mejores experiencias laborales. Llegó a Brasil, procedente de Francia, a dirigir y administrar las marcas de la multinacional europea Beiersdorf, entre ellas la poderosa Nivea.

Más allá de su desarrollo profesional y de las exigencias del cargo, conoció la cultura latinoamericana y una región con sus mercados en plena transformación. “Me enamoré de Brasil y de la gente. Me gusta mucho más la cultura de América Latina que la de otras partes del mundo porque es muy positiva y las personas son muy abiertas y alegres. Todos en esta región piensan que mañana va a ser mejor que hoy. Acá son muy generosos, hasta con las sonrisas”, dice.

Luego de esta experiencia retornó a Europa: primero, fue trasladada como directora de marketing de Beiersdorf en Rusia y posteriormente a manejar esta misma área en la operación de España y Portugal. Después, Danone, la firma de lácteos y alimentos, la reclutó para el área de innovación y mercadeo y tuvo a su cargo la operación en 18 países, y durante tres años vivió entre hoteles y agotadores viajes en avión. “Me hubiera gustado mucho dormir en mi cama de vez en cuando”, recuerda entre risas.

Sin embargo, siempre guardó la esperanza y mantuvo vivo el interés de regresar a América Latina. Y fue precisamente uno de sus anteriores patrones –Beiersdorf– quien le hizo un ofrecimiento que aceptó de inmediato: ser la country manager de la operación en Colombia, una de las que más potencial tiene para la empresa en la región a largo plazo, dados los resultados macro de su economía, la transformación de la clase media y la mayor capacidad de compra.

Hoy las marcas de Beiersdorf en el país ocupan segundos y terceros lugares en los cuidados corporal y facial, al igual que en condones y protección solar. “Pero en el mundo somos número uno en estas categorías en muchos países. Hay posibilidades de hacer un gran trabajo acá”, explica Barraud, que estuvo en la escuela de negocios en Francia y realizó un MBA en Boston.

Hay datos que la motivan, como por ejemplo la alta frecuencia en el uso de productos corporales: en Colombia 75% de las mujeres usan este tipo de productos todos los días –aunque aún muy básicos–, lo que abre oportunidades para el desarrollo de innovaciones y nuevos productos. La frecuencia de uso en países como Francia es cada dos o tres días.

También por el lado de la distribución ve oportunidades. Sus productos están muy concentrados en el canal moderno –grandes superficies y supermercados–, y con una presencia fuerte en droguerías. Donde no tiene una exposición grande es en el tradicional, tipo tienda a tienda. Ya la compañía está desarrollando de- sodorantes para acceder a este canal, donde el volumen y la estrategia logística son claves.

No obstante, en el corto plazo tiene algunas preocupaciones. “El país está en una situación extraña porque a nivel macroeconómico pinta maravilloso, pero a nivel de consumo se está ralentizando mucho. El crecimiento de los consumos de la canasta Nielsen total fue de 8%, pasó a 4% y ahora está en 1%. Todavía es positivo, pero nada que ver con tasas de crecimiento del pasado –agrega–. A corto plazo se ralentiza, pero claramente a largo plazo es un país de mucha oportunidad”.

Insiste en que hay más cosas buenas y muchos retos. “Después de seis meses en el cargo, con algunos cambios en la empresa y un equipo reestructurado, estamos preparando el año 2015”, anticipa.

Se define como una persona independiente, descomplicada, nada jerárquica, de puertas abiertas, que se adapta rápido y le gusta arriesgar. Es muy enérgica y se caracteriza, como dice ella, “por mover las cosas”.

En medio del desarrollo de la estrategia, Barraud tiene tiempo para sus otras pasiones. La lectura es uno de sus principales gustos que profundizó estando en Danone, pues para cada viaje llevaba un libro, desde novelas actuales hasta clásicos. Comparte con sus amigos las recomendaciones de libros y está atenta a las referencias que llegan de Francia. También le gusta cocinar y una de sus metas es incorporar a su portafolio un ajiaco bogotano.

Pero, sin duda, el deporte es tal vez su mayor pasión. Juega squash y practica la equitación. Incluso, trajo de Europa su propio caballo y todos los fines de semana –y si alcanza una vez entre semana– practica y participa en torneos de salto en lugares cercanos a Bogotá.

Ahora, su rápido proceso de adaptación y el gusto por la mentalidad latinoamericana le permitirán domar el potro de los negocios, donde se mueve como una experta jinete.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?