| 10/16/2013 6:00:00 PM

Las cuentas de Perfetti

El nuevo director del Dane ha decidido mantener un bajo perfil y ha estado tras bambalinas en importantes reformas en Colombia. El censo agrícola no tiene marcha atrás.

Mauricio Perfetti, el nuevo hombre fuerte de las estadísticas en Colombia, ha jugado un rol clave en episodios importantes de la economía nacional reciente. Aun así, se ha esmerado por mantener una baja exposición mediática, a pesar de que se define como un funcionario público.

“No es un hombre que aspire a figurar”, señala Gabriel Silva, exembajador de Colombia en Estados Unidos, quien lo conoce desde comienzos de la década de los 90, cuando durante el gobierno Gaviria se impulsó la Ley 100. Entonces, Perfetti manejó toda la minucia de esa reforma que le dio un giro de 180° al esquema de salud y de pensiones del país. “Creo que muchas de las ideas de Juan Luis Londoño eran realmente ideas de Perfetti”, explica Silva, para enfatizar la importancia de este economista paisa a quien el Presidente de la República acaba de encomendarle el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane); su tarea primordial, sacar adelante el censo agrario.

Luis Fernando Ramírez, exministro de defensa de Pastrana y exministro de trabajo de César Gaviria, recuerda el trabajo de Perfetti en esa ley: “Junto con Ulpiano Ayala fueron los que le dieron todo el bagaje de cifras y soporte econométrico a esa reforma”.

Al recordar ese trabajo, Perfetti dice: “Sin duda la Ley 100 contribuyó a transformar el acceso a la salud. Colombia no puede desconocer lo que esa reforma significó en términos de acceso y equidad”.

Después de haberle puesto su sello a la Ley 100, Perfetti estuvo con Jaime Ruiz diseñando el Plan de Desarrollo del gobierno Pastrana. De nuevo tras bambalinas, se echaba al hombro un tema trascendental. En ese momento, la apuesta de Pastrana y Ruiz, director de Planeación Nacional, fue muy agresiva: quisieron convertir el Plan de Desarrollo en un caballo de Troya legislativo para modificar leyes que permitieran la implementación de las políticas. La Corte Constitucional tumbó la iniciativa y Pastrana tuvo que defenderse sin ley del Plan.

Además de haber participado en los gobiernos de Gaviria y Pastrana, en la administración Uribe, Perfetti fue asesor en asuntos cafeteros para el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, y durante los tres primeros años de la era Santos estuvo en el viceministerio de Educación y en la subdirección de Planeación.

Así que el nuevo director del Dane es un hombre que se ha movido como pez en el agua en los asuntos públicos. Eso no significa que le interese ascender por los laberintos del poder. De hecho, él mismo dice que cuando estuvo en el Banco de la República al comienzo de su carrera, y en el DNP, que es la cumbre para muchos economistas, no pensó en seguir una carrera como macroeconomista. En cambio, se fue para el Centro de Estudios Regionales Cafeteros y Empresariales (Crece). “Todo funcionario público debería cumplir con el requisito de trabajar en las regiones”, asegura, pues cree que sólo de esa forma es posible entender completamente el país.

Nació en la capital antioqueña y allí se graduó en Economía en la Universidad de Medellín. Luego estudió una maestría en la Universidad de los Andes y otro posgrado en Política Pública de la Universidad de Oxford. El doctorado lo recibió de la Universidad de Sussex en Estados Unidos. Desde siempre sus preocupaciones han sido los asuntos sociales y de desarrollo. Su experiencia incluye un paso por la dirección de la Fundación Manuel Mejía, también del sector cafetero.

Frente al reto de sacar adelante el censo agrícola, Perfetti señala que no hay razones para que el proyecto se detenga. “El Dane –explica Perfetti– es la cabeza de las estadística en el país. El equipo de trabajo es profesional, no entiendo por qué no se va a poder hacer el censo agrícola, con el mismo profesionalismo e independencia con que se hacen los demás estudios”.

Gabriel Silva cierra la idea señalando que Perfetti era el hombre para el Dane: es un profesional que mezcla una gran sensibilidad social y rigor técnico. “Además, conoce las regiones, porque hizo la tarea desde el Crece. Allá logró mostrarles a los cafeteros que hacer estudios era indispensable para la toma de decisiones. Todo eso es garantía de que en el Dane se van a hacer muy bien las cosas”, explica. “Su llegada al Dane va a ser un bálsamo para el equipo técnico de la entidad, pues genera consensos y le tienen mucho respeto por su carácter técnico”, señala el exembajador.

El reto para Perfetti es evidente y él lo tiene muy claro. Lacónico, como es su costumbre, afirma: “El censo empieza este año”. Última palabra.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?