Dinero.com Revista Dinero

Recientemente, María Inés Restrepo estuvo presentando en la Universidad de Harvard el modelo de Comfama, la caja de compensación familiar que ella dirige,..

| 4/3/2013 6:00:00 PM

La ‘parcera’

María Inés Restrepo, directora de Comfama, es la gestora de una iniciativa que busca crear la primera EPS mixta del país.

La expresión “empuje paisa” no es entendida en la Universidad de Harvard como un coloquialismo o un regionalismo. Los profesores de administración que se ocupan allí del estudio de casos latinoamericanos de éxito ya lo incorporaron al lenguaje académico como un sinónimo de liderazgo y compromiso.

Así lo comprobó recientemente María Inés Restrepo de Arango durante una visita al encumbrado centro de estudios en Boston, a donde fue invitada para exponer el modelo de Comfama, la caja de compensación que ella dirige desde Medellín y que se prepara para presentar en sociedad un proyecto para la creación de la primera EPS mixta del país.

Los vientos de la coyuntura no podrían ser más favorables. El Gobierno acaba de radicar en el Congreso el proyecto de reforma a la salud que pretende, según sus enunciados, resolver una crisis estructural cuyo origen no es exclusivamente de carácter financiero sino que pasa también por la deshumanización paulatina del servicio.

En su condición de trabajadora social, profesora universitaria, consultora internacional y cabeza de varios de los más importantes programas sociales impulsados en tiempos recientes por la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, María Inés Restrepo lo entiende bien y alienta el propósito de replicar –esta vez de la mano de los ministerios de Salud y Trabajo y de las administraciones regionales– un modelo que le ha dado frutos a su caja de compensación.

Los resultados, único indicador posible, la respaldan en una iniciativa a la que ella le asigna el adjetivo de “creativa” porque trasciende los esquemas económicos. Hace 18 años la entidad que ahora está a su cargo decidió incursionar en las áreas de aseguramiento y prestación de los servicios de salud. Y lo hizo –resalta ella– sabiendo que el régimen subsidiado cobijaba a la población sin empleo, sin contrato de trabajo o sin ingresos económicos.

Para quienes miran el sistema con la frialdad del pragmatismo de los negociantes, aquella sería sin duda una apuesta muy arriesgada porque se trataba de personas sin capacidad de pago. No obstante, el esquema se basó en los principios de equidad y solidaridad, según los cuales los fuertes financian a los débiles. El resultado hoy se traduce en la existencia de 1’700.000 beneficiarios. Si el esquema recibe como aliado al Estado, los resultados se verían potenciados.

Ella no se siente plena desarrollando actividades desprovistas de vocación social. Eso lo ha tenido claro desde la época en que preparó su tesis de grado sobre la importancia de la investigación para el diseño de políticas laborales y sociales. Quizá la mejor demostración de que es posible conciliar la teoría con la práctica la dio en los años 90 cuando, al frente del “Plan Parcero”, logró atenuar los efectos devastadores de la violencia sobre barrios y comunas de Medellín. El eje de su estrategia fue entonces el Plan de Acción Social para Medellín, que congregó a empresas, universidades, comunidad y sector público en una alianza público-privada que motivó la creación de Consejería Presidencial para la ciudad.

En un país signado por las crisis y la emergencia, su vocación la ha llevado a ejercer cargos que exigen una capacidad de decisión a toda prueba. Evoca como una experiencia plena su paso por la dirección de la Corporación Antioquia Presente, que estuvo a cargo de la reconstrucción física y social de aquellas regiones laceradas por siniestros.

Cuatro mujeres la acompañan en su “primer anillo” de línea decisoria, pero aclara que ellas inciden en igual medida que los hombres, porque su estilo corresponde al de un trabajo colectivo y grupal.

Aunque ofertas no le habrán faltado, solo ha ido al exterior a prepararse para enfrentar las responsabilidades sociales en Colombia. Tiene formación en consultoría organizacional en el área de administración de personal y en Conflict Management Group de la Universidad de Harvard. Sus destrezas se han afianzado con estudios de gerencia social en las universidades de Columbia, John Hopkins, Sorbona, Harvard y Complutense.

La cátedra como docente en las universidades Eafit y Pontificia Bolivariana no ha sido marginal en su vida. Allí replica sus conocimientos y a lo mejor consigue adeptos a su causa social.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×